Humor

  

 

UN POCO DE HUMOR: Un ratero asalta un tipo y le dice: - Esto es un asalto, ¡Deme todo su dinero! - Óigame, ¿Usted no sabe con quién se está metiendo? Soy un político muy influyente. - En ese caso, ¡Devuélvame todo mi dinero!...

 

  

 

 UN POCO DE HUMOR: Un regiomontano entra a un negocio de cosas viejas en el barrio antiguo. Pasa el tiempo mirando los objetos en venta y descubre la escultura de una rata. La estatua es del tamaño de una rata de verdad y tan bien detallada y única que el hombre la agarra y le pregunta al dueño del negocio: ¿cuánto cuesta esta escultura de la rata? 50 pesos por la rata y mil pesos por la historia que la acompaña. Quédese con la historia, -responde el hombre- yo compro sólo la rata. Habiendo completado la transacción, el regiomontano se va del negocio con su escultura de la rata bajo el brazo. Cuando cruza la calle frente al negocio, dos ratas vivas salen del desagüe de la calle y comienzan a seguirlo. El hombre se pone nervioso cuando las ve y comienza a caminar más rápido. Sin embargo, cada vez que pasa por un desagüe más ratas salen y lo siguen. Él camina más rápido y pronto comienza a correr. Mientras tanto, toneladas de ratas salen desde los desagües, los sótanos, los lotes vacíos y los autos abandonados. Miles y miles de ratas casi le pisan los talones. Él mira la orilla del río Santa Lucía y comienza a correr lo más rápido que puede. No importa que tan rápido corra, las ratas lo siguen chillando de una manera horrible. Cuando el hombre llega a la orilla del río las ratas que lo siguen cubren un kilómetro del Paseo Santa Lucía. El hombre da un salto hacia un poste y lanza la escultura al agua del río con toda la fuerza. Sube las piernas, se abraza al poste y observa admirado como las miles de ratas se lanzan al agua y se ahogan. Temblando y murmurando para sí mismo, regresa al negocio de antigüedades. El dueño lo ve y le dice: ¿ah, regresaste a que te cuente la historia? No, responde el tipo. Quiero saber si tiene una escultura del alcalde o el gobernador...

  

  

UN POCO DE HUMOR: Un niño argentino le dice a su papá: cuando sea grande quiero ser como tú. ¿Por qué hijo? Para tener un hijo como yo...

 

HIJO, como ya vimos que eres un pervertido, te vamos a llevar con la psicóloga. ¿Y está buena?...

 

COMO el Perico Mayor sale de viaje este fin de semana y en esta ocasión no tendrá fiesta de cumpleaños (cumple el sábado), le enviamos un chiste viejo: Un matrimonio decide ir a pasar vacaciones en una playa del Caribe, en el mismo hotel donde pasaron la luna de miel 20 años atrás, pero debido a problemas de trabajo, la mujer no pudo viajar con su marido, quedando en darle alcance unos días después. Cuando el hombre llegó y se alojó en el hotel, vio con asombro que en la habitación había una computadora con conexión a Internet. Entonces decidió enviar un e-mail a su mujer pero, se equivocó en una letra y sin darse cuenta lo envió a otra dirección. El correo lo recibe por error una viuda que acababa de llegar del funeral de su marido, y que al leer el correo electrónico se desmayó instantáneamente. El hijo de la viuda al entrar en la habitación, encontró a su madre en el suelo sin conocimiento, a los pies de la computadora, en cuya pantalla se podía leer: Querida esposa: He llegado bien. Probablemente te sorprenda recibir noticias mías por esta vía, pero ahora tienen computadora aquí y puedes enviarle mensajes a tus seres queridos. Acabo de llegar y he comprobado que todo está preparado para tu llegada este próximo viernes. Tengo muchas ganas de verte y espero que tu viaje sea tan tranquilo y relajado como ha sido el mío. No traigas mucha ropa. ¡Aquí hace un calor infernal!...

Buscador:

Paellas