Investigación

Cabeza1

FotoInvestigacioMP180814 

La foto con Rafa Márquez fue tomada en el famoso restaurante La Leche, de Puerto Vallarta.

El ahora ex coordinador de los diputados del PAN en San Lázaro, Luis Alberto Villarreal, señaló que el video de una fiesta con bailarinas fue “una celada extraordinaria y profesionalmente bien hecha”.

En el Excelsior, este fin de semana,  ese periódico dijo que el Partido Acción Nacional (PAN) tiene tres hipótesis de investigación: una sobre quién mandó grabar la fiesta privada de algunos diputados en Puerto Vallarta, Jalisco y otra sobre quién la filtró; estas dos apuntan hacia los sistemas de inteligencia del gobierno de Nuevo León. La última se relaciona con el alcalde de Puerto Vallarta, el ex panista Ramón Guerrero, ahora del partido Movimiento Ciudadano.

Según Excelsior,  muy probablemente el gobierno de Nuevo León espiaba al diputado federal Martín López Cisneros, supuestamente por ser uno de los fuertes prospectos a contender por la alcaldía de Monterrey el próximo año, y quien iba de la mano de la popularidad de Margarita Arellanes Cervantes, actual alcaldesa, quien se perfila para competir por la gubernatura.

Villarreal, ahora ex líder de la bancada del PAN en la Cámara de Diputados, fue despedido de esa poderosa posición política por aparecer en video bailando y abrazando a una teibolera en una fiesta que ocurrió en enero pasado, pero que recién se dio a conocer este agosto y a su salida, dijo a los periodistas que eran profesionales los autores del espionaje, delito que se persigue por ley.

Y es que suena bien, si eres casado y te pillan con imágenes y sonido, bailando, tomando y tocando a chicas ajenas que cobran caro, y argumentas que todo es una “conspiración política de altos vuelos”; vamos, hasta te eleva de categoría y te puede ubicar como una víctima.

Pero parece que no. Todo indica que no estamos ante un asunto de inteligencia política nacional, sino de algo personal, por cuestiones de dinero, que ha dejado muchas víctimas exhibidas y ha eliminado carreras políticas poderosas a lo largo y ancho del país. Como alguien dijo recientemente sobre el caso azul: "Se perdió el pudor y el poder al mismo tiempo”.

En Reporte Índigo, publicación electrónica que sirvió para dar a conocer las imágenes de la fiesta de diputados federales panistas en una finca privada en Puerto Vallarta, aparecen en dos días seguidos, dos diferentes videos, de la misma fiesta, el mismo día, ocurrida el 22 de enero pasado (De hecho hubo tres fiestas en tres noches seguidas, pero solo han aparecido videos de una de ellas).

En el primer video publicado por Reporte Índigo, hay mucha gente, ruido, música, baile y de todo. La intención en dicho video es señalar la condición de “dipu-tables” bebedores, bailadores y acompañados por bailarinas de los diputados federal del PAN, como el diputado federal por Guanajuato Luis Alberto Villarreal; de Nuevo León, Martín López; de Sonora Máximo Othón Zayas; de Sinaloa, Jorge Iván Villalobos; de San Luis Potosí, Alejandro Zapata Perogordo; y el secretario técnico de la legislatura, José Alfredo Labastida Cuadra.

Sin embargo, en el segundo video publicado, que paradójicamente ocurrió antes que el primero, cuando iniciaba la fiesta, nomás aparecen (aparte de las damas teiboleras y el grupo musical) tres personas que había en ese momento: Martín López Cisneros, que toca con delicadeza la nalga a una mujer; Jorge Iván Villalobos, que recibe condones de Edelmiro Sánchez Hernández, supuesto organizador de la fiesta en la Mansión Villa Balboa de Playa Venados. Otros dos sujetos también aparecen en la escena como ayudantes de Edelmiro y reciben instrucciones verbales. Pero hay alguien que, habiendo estado ahí todo el tiempo, nunca aparece en los videos.

¿Quién es este personaje misterioso que curiosamente nunca aparece en los videos aunque estuvo durante toda la fiesta? Preguntamos a algunos de los actores balconeados y resulta que identificaron a una sola persona que sí estuvo allí todo el tiempo, antes y durante la fiesta, siempre caminando o sentado en medio de todos y siempre con un teléfono celular sujetado al cinto con un clip, en la parte de afuera del pantalón, que ahora (suponen), podría haber sido utilizado para grabar video y sonido. El personaje en cuestión es regiomontano.

¿De quién se trata? Su nombre es Arturo Lauro González Villagómez; está casado, de acuerdo con las cuentas de sus redes sociales, con Marcela María Lam Morales. Juntos han recibido una buena dotación de denuncias legales, de acuerdo a lo encontrado en la búsqueda de su nombre en Internet y nos dicen quienes lo conocen que es director de Interlingua, antes Harmon Hall, ubicado en la avenida Miguel Alemán, en Guadalupe, así como en Cadereyta.

¿Quién lo llevó a la fiesta? Dicen que Edelmiro Sánchez, con quien ahora está peleado, aunque Arturo Lauro acude seguido a muchas fiestas, sobre todo de panistas, como ocurrió en los cumpleaños o eventos de pre campaña de Martín López, Alfonso Robledo y hasta de Ugo Ruiz.

Arturo Lauro, ahora supuesto grabador de los videos mediante su teléfono celular, podría ser también un actor principal, pues intervino como proveedor en la compra y posterior renta de vehículos para ser utilizados como patrullas en el Municipio de Puerto Vallarta. Buscando su nombre en Transparencia del playero municipio, aparece como propietario de una empresa que tiene contratos con el Ayuntamiento: uno por la renta de vehículos para patrullas de policía y tránsito; otro para venta de motocicletas.

No sabemos si tenía intención de “quemar” nomás a uno, o a todos los asistentes a la fiesta en Puerto Vallarta (se supone que Martin López era su amigo, incluso él se los presentó hace años a los otros); pero eso ahora, es lo de menos; ya perdieron su puesto, aunque no su fuero, el coordinador y el vice coordinador de los panistas en la Cámara de Diputados. Seguramente le quitarán la Tesorería a Martín y varios perdieron por lo pronto simpatías para ser postulados a otros cargos de elección popular: uno para alcalde de Monterrey; otro para gobernador de San Luis Potosí, cuando menos.

Tampoco se sabe si algún otro de los ayudantes allí presentes, junto con Arturo Lauro, pudo haber grabado otros videos; aunque testigos dicen que el único sospechoso que caminaba entre todos con un celular colgando del cinto (que no bailaba, pero si bebió y disfrutó de la compañía de las damas) y que no aparece en ninguna escena de los videos, es Arturo Lauro González Villagómez.

El diputado y ex coordinador de la legislatura del PAN, Luis Alberto Villarreal dijo también que él y su partido político presentarán una denuncia penal contra quién o quiénes hayan hecho el espionaje.

Ahora que ya conocemos a otro de los actores participantes de la Fiesta de Villa Balboa, pues incluso se dice que la renta de esa casa fue pagada con un cheque de su empresa. Habría que someter a todos los participantes a la prueba del polígrafo, en especial a Arturo Lauro, pues los testigos lo ubican en la fiesta, pero es el único que no sale en los videos…

Buscador:

Paellas