Perico Polico

AYER EL agua se combinó con la ausencia de energía eléctrica y de internet y eso nos complicó la edición de Monitor Político. Tuvimos que cambiar el equipo a instalaciones diferentes y eso nos hizo salir tarde e incompletos. Tuvimos que salir a la calle en medio de la lluvia y atravesar media ciudad al despertar el día. Disculpas a los lectores por el inconveniente, pero ese evento nos permitió ver de nueva cuenta, lo que todos los regiomontanos nos sabemos de memoria y que las contingencias nos lo regresan a la memoria…

 

LAS CALLES estaban rotas por deficiencias en el material que los ayuntamientos ponen en el pavimento. Lo mismo, cada vez que llueve. Basura en cantidades increíbles: dos mil toneladas de desperdicios tapando coladeras y drenajes, que no los ponen allí los políticos por lo que votamos, sino son tirados por nosotros. Triste espectáculo que nos hace ver como “cochinos” ante el resto del mundo y gobernados por incapaces que elegimos o que llegaron allí porque nos abstuvimos de votar…

 

RÍOS DE agua que bajan por las laderas de una ciudad rodeada de montañas, donde inexplicablemente, autoridades por las que votamos, dejaron construir viviendas en arroyos que reclaman su derecho de paso cada vez que llueve y que nosotros, a sabiendas del peligro, decidimos ir a vivir en esos lugares, para luego pedir “justicia” cuando nos inundamos. Vimos personas a pie, en bicicleta, en motos y autos, que pese a los cinturones de advertencia de peligro de ser arrastrado por las corrientes de agua, se pasaban como si fueran inmortales o suicidas…

 

PODRÍAMOS repetir muchas más escenas como las anteriores, pero bastaría con sacar las fotos y videos del archivo, para recordar que lo mismo pasó con el Beulah, con el Gilberto, con el Alex, con Fernando y todos los nombres de huracanes o tormentas o depresiones tropicales, o cualquier méndiga llovizna que nos pase por encima del área metropolitana de Monterrey y nos deje sus lluvias. Las autoridades no aprenden. Nosotros, por lo visto, menos. Pero ya en breve, empezarán de nuevo los políticos a pedir los votos de los ciudadanos. Los primeros deberían de observar desde ahora qué clase de personas son las que van a gobernar o representar, muchos no damos el kilo. Los segundos, los ciudadanos, quizá deberían fijarse más en las personas que van a ser electos diputados, alcaldes y gobernador. Quizá aquí si pondremos en práctica el dicho (al revés y al derecho) de que “el pueblo tiene el gobierno que se merece…

 

Y YA QUE estamos hablando de aguacates, llevamos casi 45 mil muertos por Covid en México. En número de fallecidos, pronto ocuparemos un triste tercer lugar a nivel mundial. Si los pronósticos de los expertos se cumplen, apenas vamos en la mitad de defunciones, aunque el gobierno tenga otros datos. En el peor escenario nos faltarán cien mil mexicanos que no debieron de haberse muerto, por culpa de este virus asesino, mientras muchos de nosotros, en vez de velar, recordar y sentir pena por los que faltan, nos la pasamos peleando, por lo menos en las redes sociales, por decir por un lado que son víctimas colaterales de una necesaria apertura económica y otros, que de haber hecho las cosas de otra manera, eso no hubiera ocurrido…

 

EL BUEN amigo Salvador Borrego, que lleva cuenta de las estadísticas, publica un comentario para reflexionar: Un factor que podría ser determinante en las elecciones del 2021, -dice- es el de la pandemia. AMLO y Hugo López-Gatell se afanan por hacer creer a los mexicanos que las cosas ya van mejorando, que se desacelera la pandemia, mientras sus detractores difunden en redes sociales que una buena parte de las muertes son consecuencia del mal manejo de la crisis. Nos faltan 43 mil, es su último elemento propagandístico. Mi chamba, por décadas, ha sido evaluar con el propósito de prevenir. Y siendo este tema tan sensible (mis dos padres acaban de dar positivo para COVID 19), me he dado a la tarea de evaluar la evolución de los decesos, basado en los datos oficiales, con la idea siempre de prevención”...

 

Y LUEGO hace una evaluación: Los niveles medios de decesos diarios, han sido de 0.75 hasta el 14 de abril; de 71 hasta el 22 de abril; de 115 hasta el 4 de mayo; de 262 hasta el 19 de mayo y de 485 desde el 14 de junio. Llevamos un mes y medio que no se modifica el nivel medio al alza, pero se aprecia mucho más probable que suba a que baje. Todas las alertas y advertencias han sido de carácter negativo. No se aprecia, en consecuencia, ningún indicio de progreso, al no tener registros de alertas o advertencias positivas (por debajo de las líneas verdes y azules)…

 

AGREGA: “Es claro que este panorama luce preocupante, y en nada coincidente con las valoraciones que hacen AMLO y López-Gatell, pero el juego de la política es el juego de las percepciones más que de las realidades. A final de cuentas la pandemia perderá fuerza y recuperaremos la normalidad. Pero en términos políticos el tiempo será el factor determinante; si en los días próximos empieza a perder fuerza la pandemia, AMLO y la 4T saldrán bien librados, si se retrasa mucho y se cumplen los pronósticos internacionales de que superaremos los 100 mil muertos, AMLO, sus científicos y la 4T, verán al diablo por un agujero”...

 

“SI LAS mejoras se consolidan, empezarán también a conformarse series por debajo del promedio. La evolución del nivel medio de decesos, que ha pasado de 0.71 a 71, 115, 262 y finalmente a 485, deberá involucionar para ir en descenso, hasta llegar al anhelado cero. Cuando se registre la primera advertencia positiva, será como el avistamiento de un ave, que anuncia tierra firme a un barco a la deriva. Los días que siguen serán cruciales, veremos si triunfa la estrategia del engaño que aplican AMLO y López-Gatell, o si sus detractores logran asociar, este luto nacional, a un manejo ineficiente de la pandemia. Veremos también, el impacto electoral de este tema, aunque confundido con los efectos de otros de gran relevancia en curso, como las crisis económica, de seguridad, y por supuesto, el caso Lozoya”, hasta aquí lo que Borrego dice…

 

LO CIERTO es que cada vez está más cerca el Covid-19. Pocos podrán a estas alturas negar su existencia y probablemente se convierta, para bien o para mal, en un factor determinante en las próximas elecciones. Estamos en Nuevo León a punto de llegar a los 30 mil contagiados y ya rebasamos los mil muertos. La cercanía es tal, que conocemos a muchas personas contagiadas y algunas fallecidas. Una de ellas un entrañable amigo: Francisco Salazar Leal. Toda su familia está contagiada. De Paco, otro amigo, Andrés Meza, escribió unas líneas sobre su persona que ahora reproducimos en su memoria…

 

“SE LE RECORDARÁ siempre como periodista, maestro y el amigo solidario que ayudó a innumerables conocidos y desconocidos a resolver las inextricables y burocráticas relaciones del IMSS con sus derechohabientes. Como periodista de buena cepa, comunicólogo y vocero del IMSS, Paco se mantuvo hasta sus últimos días trabajando, al pie del cañón, utilizando las medidas de seguridad necesarias que al final no fueron suficientes para blindarlo del COVID-19”....

 

“PACO SABÍA que trabajaba en un sitio de alto riesgo, no obstante, nunca abandonó la chamba. Su trabajo fue su religión, el IMSS su templo. Y que no se te ocurriera expresarte mal de alguna clínica o de los malos tratos del personal porque era el primero en justificarlo, defenderlo e intentar solucionar tu problema. Conocía las entrañas del Instituto y las razones de sus carencias, desde presupuestales hasta el desabasto de medicamentos. Con todo, fue institucional hasta la médula. Humanitario y gentil, Paco fue el amigo presto a ayudar a los demás, pero antes que nada fue un hombre de familia amoroso. Si algo lo definió fue la devoción por su esposa Mirna y sus tres hijos. “Cuídate y no salgas, ahorita está de la chingada”, me dijo el 4 de julio, última vez que hablamos. Descanse en paz mi querido Paco”...

 

OSIEL Castillo Barraza, otro querido periodista ya fallecido, escribió hace tiempo sobre Paco Salazar, comentando lo que el mismo Paco nos platicó, de cómo se había escapado de la muerte, cuando siendo corresponsal del periódico El Día y trabajando para El Diario de Monterrey, que ahora es Milenio, acudió a un curso  la Ciudad de México y el 15 de septiembre de 1985 y se hospedó en el Hotel Regis, que se desplomó, incendió y desapareció en el terremoto  de 8.1 grados que sacudió al mundo por sus fatales consecuencias. Paco fue uno de los únicos 15 huéspedes de ese hotel que sobrevivió a la tragedia. Ayudó a sacar a algunos heridos de otros edificios y tuvo tiempo de escribir la historia para mandarla a su periódico como primicia. Hoy, tan cerca de los servicios de salud, no pudo librar las consecuencias fatales de esta espantosa pandemia, que no merece atención de algunos políticos 35 años después…

 

NOS PARECE increíble que haya gente que subestime, no utilice o se ponga mal el cubre bocas, vamos ni se lave las manos; que haya gente que haga reuniones, fiestas, eventos, a donde acuden masivamente personas, sin que ellos tomen conciencia, ni las autoridades los conminen con medidas más drásticas a detener la pandemia. También nos causa sentimientos encontrados que el Jefe de la Nación no haya dedicado ni media línea a la devastación de Hanna en nuestros estados del Noreste, ni que se muestre empático con la tragedia del Covid que no termina. Y dedique su conferencia mañanera usando como escenario una base militar y como tramoya el avión presidencial que no usa, para “dar a conocer cómo se mal gobernaba el país”, hablando todavía del pasado (que tiene razón estaba muy mal), cuando su gobierno fue elegido hace ya más de dos años, dando la razón a algunos de sus detractores, de que sigue en campaña electoral…

 

AMLO ARGUMENTA que "El propósito de hacer esta rueda de prensa con el avión de fondo es para dar a conocer al pueblo de México cómo se mal gobernaba al país, de cómo había lujos en el gobierno durante todo el periodo neoliberal. Se le daba la espalda al pueblo, sobre todo, a la gente humilde, y los altos funcionarios vivían colmados de privilegios, de atenciones, era un gobierno de ricos para ricos, con un pueblo pobre". Pero por lo menos a nosotros, nos confunde que hablé de eso, cuando millones están en un desastre por un huracán y otros millones padecen el embate de un virus asesino. ¿Preservar en estas actitudes le generará dividendos electorales? O al revés, ¿le afectará no mencionar ni acudir a tres estados afectados por la lluvia, donde pudo haber sacado mayor raja político-electoral para Morena que con el avioncito que ya aburre? No sabemos. Usted, amigo lector, tiene la mejor opinión. Nosotros estamos en este momento: tristes, devastados y en duelo…

 

POR CIERTO, hoy comienza en otra pista del circo, un espectáculo novelero, con la primera audiencia de Emilio Lozoya, ex director de Pemex. Será por video conferencia. Compren las palomitas, pero si no suelta nombres relevantes, también suena aburrido…

 

ESTA SEMANA en Reporte-19: En Nacional, la economía mexicana aún no toca fondo. Gobierno federal no cambia el rumbo.  También, han fallecido 55% más personas de las proyectadas para 2020 en México. En lo Local, Nuevo León tiene el doble contagios de los reportados por la Federación. Las pruebas privadas, la diferencia. Además, una buena: abren sus puertas nuevas MIPYMES pese a crisis. Por último en Visor Global, las vacunas contra el Coronavirus avanzan, pero falta tiempo para tenerlas listas.  También, los cambios en el trabajo y la educación en la era post Covid. Consúltalo aquí: https://bit.ly/reporte19s15...

 

LA FRASE de Manuel González: El cobarde, por naturaleza o por conveniencia, no representa jamás al caballero del derecho ni al luchador por la justicia, de Ignacio Burgoa Orihuela…

 

FRASE para la posteridad: Ojalá siempre sí rifen el avión presidencial, aunque estamos tan salados acá en el norte, que si compramos en número, seguro cae en letra…

 

¿ALGUIEN sabe si en la segunda cuarentena, de la “nueva normalidad” se repite con la misma familia, o podemos cambiarla?...

 

CAMBIO fideos, arroz y azúcar, por un loro. Necesito hablar con alguien…

Buscador:

Paellas