Perico Polico

PARA usar un lenguaje presidencial, diremos que contra la base por bolas no hay defensa. Una empresa, Prolec GE, fue señalada por tener varios trabajadores contagiados del Covid-19 y la autoridad estatal dijo que la cerraría. La empresa emitió un comunicado precisando que no eran seis, sino dos trabajadores, los que habían salido positivos en las pruebas, pero en sus casas, y que no tenían cercanía en la empresa, ni se conocían entre ellos y estaban en su casa por precaución, pero sanos. Un día después, el alcalde de Apodaca, donde está ubicada la empresa, salió a decir que uno de los trabajadores de esa empresa, había muerto por la enfermedad. Entonces, obvio, alguien estaba echando mentiras…

 

EL ALCALDE dice que la propia empresa le informó (contrario al boletín emitido un día antes) que efectivamente de los dos trabajadores infectados, uno había muerto, (algo muy diferente a lo que emitió en su boletín la empresa) mientras el otro trabajador está estable, y que hay además 14 empleados en observación (cosa que tampoco informó la empresa). Entonces, si hay sospecha de varios infectados ¿o no? en esa empresa, que sigue abierta, porque el protocolo señala que no se cierra ningún negocio hasta que no haya más de dos casos confirmados. Increíble, ¿verdad? Parece que estamos jugando y luego se preguntan por qué la gente anda tan confundida…

 

AQUÍ YA le habíamos dicho también que muchas empresas andaban nadando de muertito o haciendo como que la Virgen les hablaba, con ese asunto de cerrar si no estaban en el listado de empresas “esenciales”; algunas de plano no estaban en el listado, pero se aventuraron a seguir teniendo operaciones hasta que les cayera encima la autoridad, apostando a que hay pocos inspectores y se puede “mochar” con ellos; y otras empresas se agarraron de que algo de lo que hacían (un alambre, un hilito, un foco, una chimistreta, un producto) era esencial y con ese truco seguían operando; el caso es que miles de trabajadores fueron obligados por esas empresas a que fueran a laborar, so pena de correrlos o bajarles el sueldo, aumentando el riesgo de que se contagiaran por el coronavirus, y ahora algunas de ellas están pagando las consecuencias…

 

PERO ESTE ejemplo es apenas una de las aristas a las que deberán enfrentarse los negocios ahora que se está acabando la cuarentena del coronavirus. Tenemos conocimiento, por ejemplo, de una empresa que en medio de la contingencia sanitaria ha recibido la visita de las autoridades municipales y estatales porque unos vecinos se quejan de olores en la colonia donde viven (“como de pescado”) y creen que es de esa empresa, porque se dedica a la industria química. Llegaron inspectores, ambientales y de salud, comprobaron que esos olores no se emiten o perciben dentro de la empresa; que quizá provengan de una bodega de alimentos que ahora está cerrada, o de otra empresa que produce detergentes, y que usa producto animal; o del drenaje…

 

ACUDIERON las autoridades con los vecinos para informar de lo investigado y uno de esos vecinos, manifestó que lo que quería es que la empresa le comprar su casa a buen precio y otro de ellos, que se identificó como abogado, dijo que ni se metieran, que él ya tenía armado el caso legal contra la empresa y que, incluso, ya tenía “compradores” entre activistas ambientales y partidos políticos de oposición que creen que pueden usar a la empresa como caja de resonancia ahora que se acercan las campañas electorales; y que, en última instancia, aunque no ganen los juicios, siempre habrá medios de comunicación que se presten al garlito y hacerles el caldo gordo a aspirantes a puestos públicos…

 

ESTO PASÓ en San Nicolás, pero en Santa Catarina (usted sabe, en Nuevo León todos los pueblos tienen nombres “santos”) las empresas se quejan de un diputado que quiere ser alcalde y que un día sí y otro también, aparecía en los medios, antes de la contingencia sanitaria, acusando a negocios de ser los emisores de ruido, de polvo, de gases o residuos u olores, y prometiendo que cuando sea alcalde los meterá en cintura, ah, claro si votan por él y su partido, provocando gastos en los negocios para demostrar ante las autoridades que son “inocentes”, gastos que ahora que arrancamos otra contingencia, la de la crisis económica, quizá si provoque se despidan trabajadores y se cierren empresas, que se habían salvado el virus asesino, pero no de los  chacales políticos o vecinos gandallas…

 

YA NI PARA qué tocar el tema de “quédate en casa”. Parece que quien se lava las manos, no es la gente sino algunos alcaldes del área metropolitana de Monterrey que les valió grillo que sea una calle la que divide un municipio de otro y en sus territorios, que todos los días son cruzados por cientos de miles de habitantes de otros ayuntamientos, a pie, en camión, en carro o porque allí trabajan, aunque vivan en otra parte, puedan estar infectados o con riesgo de contagiarse, nomás porque así se les ocurrió a esos alcaldes; y justo en los días en que todo mundo sabía que se presentaría el mayor número de contagiados, de más gente en hospitales que ya no tienen cabida a nuevos pacientes y con el mayor número de fallecimientos por el Covid-19. Por sus pistolas declararon que se podría abrir la economía, lo que hizo que la gente relajara las medidas sanitarias y este sábado y domingo todo mundo se la pasó como si nada en paseos y compras y yendo a restaurantes y cantinas…

 

USTED ya sabe quiénes son esos alcaldes. Si acaso nos vuelven a meter en cuarentena; o algún pariente o conocido suyo llega a enfermarse, que no pueda encontrar lugar en hospitales porque ya están saturados, o se llegaran incluso a morir, anote los nombres de estos políticos, por si se les ocurre querer reelegirse o postularse para otro cargo de elección popular el año que viene, para no votar por ellos ni por sus partidos, o por lo menos, saber a quién recordarle la madre. Por otro lado, da pena ajena ver a tanto paisano regiomontano, ricos y pobres, fifís y chairos, saliendo a la calle sin recato ni tapabocas. ¡Qué oso!…

 

LAS CIFRAS no mienten. En un solo día en México, este fin de semana, se presentaron dos mil 75 nuevos contagios y 132 muertos por la pandemia. No es cierto que estamos: “achatando la curva”. Los contagiados y muertos suben también exponencialmente en Nuevo León (tres fallecimientos pro día). Las empresas que siguen abiertas, exponiendo a sus trabajadores, pueden morirse, pero de la risa, porque muchas abren evadiendo las disposiciones del Gobierno, pero don Andrés Manuel dice (como con el avioncito) que se inspeccionarán a las empresas ¡por sorteo!, no sabemos si también con cachitos de la lotería. En fin, quizá sea cierto que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen. Lo único real es que mientras más gente haya en la calle, más oportunidades de contagios. El cuento de nunca acabar…

 

AHORA, ¿son muchos o pocos los que no hacen caso a las medidas sanitarias? Una encuesta del periódico Reforma, respecto al coronavirus, donde se pregunta a la gente si cree que lo peor ya pasó o está por venir, 67% dice que falta lo peor, mientras que solo 20% señala que ya pasó. También pregunta si se está acatando el distanciamiento y confinamiento y 68% piensa que se está relajando y solo 30% piensa que se siguen acatando las medidas sugeridas por el Gobierno de sana distancia y cuarentena. La verdad es que muchos o pocos, se necesita nada más una persona para infectar a decenas o cientos. Pero el Gobierno nomás llora, no aplica la ley de Herodes…

 

Y PASANDO a los terrenos universitarios, este domingo la UANL celebró el 131 aniversario del natalicio del “Regiomontano Universal”, Alfonso Reyes; el destacado escritor, diplomático e intelectual, quien impulsó la fundación de la casa de estudios por medio de su famoso “Voto por la Universidad del Norte”, enviado desde Brasil, donde se desempeñaba como Embajador en 1933; en su honor, la UANL organiza el Festival Alfonsino con una serie de actividades culturales que lleva a cabo durante quince días, en esta ocasión del 14 al 31 de mayo...

 

LA FRASE de Manuel González: Es mejor vivir con un “te acuerdas” que con un “te imaginas”…

 

REFRÁN nuevo: No hay cuarentena que dure 100 años…

 

MI PAPÁ hizo la escuela primaria y la secundaria. ¿Y la universidad? No, ahí contrataron a otro albañil...

 

PREGUNTA ociosa1: Si la energía ni se crea ni se destruye, ¿qué diablos nos está cobrando la CFE y como si fuera una odiosa empresa neoliberal y de la mafia del poder?

 

PREGUNTA ociosa 2: Lo normal ¿es nuevo o viejo? ¿Nueva normalidad?...

Buscador:

Paellas