Plumas Invitadas

Carta abierta: No al desarme, no ahora

Javier A. Livas Cantú

Muy estimables señores Presidente de la República y Secretarios. Han ustedes juramentado “Cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes que de ella emanan”. Ahora que les corresponde atender la situación en Michoacán, su juramento se topa con un dilema de primera magnitud. Es tal la desobediencia a la Ley en dicho estado que ni con todo el dinero del mundo, ni todos los recursos a su alcance podrían en forma realista cumplir cabalmente con su compromiso constitucional, y menos en un periodo corto. Además, como lo explico más abajo tendrían que encarcelar al 80 por ciento de los mayores de edad, hombres y mujeres, al menos por complicidad, en cerca de 30 municipios. He allí un gran dilema. Es precisamente otra forma de desobediencia generalizada la que impulsó a muchos ciudadanos a organizarse en las mundialmente famosas “auto-Defensas” o policías comunitarias. La criminalidad rampante generó a los auto-defensas. Criminalizarlos a ellos es confundir las obligaciones del gobierno. Yo no puedo, siendo también abogado como Ustedes, afirmar que al poseer armas y portarlas en lugares públicos no estén contraviniendo las leyes establecidas. Aplica ciertamente a los auto-defensas. Pero hay más: desde el punto de vista frío y objetivo hay miles y miles de ciudadanos no solo en Michoacán sino también en muchísimos otros estados que están haciendo uso de las armas, armas letales y prohibidas, para cometer todo tipo de delitos como el secuestro, extorsión, asesinatos, etc., todos delitos graves. Sin duda su tarea es abrumadora y virtualmente imposible de cumplir en el corto plazo. Lo que menos deben hacer es tratar de gobernar a otros a través de criminalizar a los auto-defensas. Al respecto hay dos grandes puntos que hacer. Primero, las Leyes parecen ciegas en ocasiones pero en el fondo no lo son. Nuestro sistema jurídico abraza la premisa de que no hay situación que no tenga una solución legal. El problema es cómo aplicar la Ley para que al cumplirla no se incurra deliberadamente o a sabiendas en una injusticia mayor a la que se trata de evitar. Hay que preguntarse ¿Cuál es el bien jurídicamente protegido en este caso? Sin duda la vida y otros derechos de la población, como la propiedad y la paz social. Hay que distinguir entre quienes se arman para cometer delitos y quienes se arman para defenderse de los que quieren convertirlos en víctimas inermes de delitos. Desde la óptica de la Ley Federal de Armas y Explosivos, en ambos casos la ley queda burlada. Sin embargo, para la Justicia, fin supremo del derecho, habría que aceptar que  existen otros derechos como el derecho a la vida que al estar en riesgo, se yerguen supremos y prioritarios sobre las prohibiciones o sobre actos que comúnmente sería delitos o ilegalidades. Tal es el caso por ejemplo de la defensa propia en todos los códigos penales de la república como excluyente de responsabilidad. Esta figura penal del derecho supremo a la defensa propia de la vida existe desde mucho antes que existieran las constituciones del Estado moderno. Resulta a todas luces evidente, porque ya ha sido explorado hasta el cansancio, que Michoacán cayó en un absoluto desorden en el que el estado de derecho dejó de existir. Quizá lo que se requiere es una declaración formal al respecto. Los ciudadanos quedaron expuestos a la violencia no solo de la delincuencia organizada y a toda clase de delitos que desafían la imaginación, sino expuesta también a una complicidad criminal por parte de  servidores públicos que decidieron aliarse con los grupos delincuenciales para juntos explotar los abundantes recursos materiales y humanos de ese castigado y sufrido estado de Michoacán. Esta agresión resentida por la población en general encontró por fin en la organización de los Auto-defensas una solución provisional y temporal a los ataques, extorsiones y asesinatos. Se logró, gracias a una comunidad unida por la crisis, y por el instinto de supervivencia, frenar a la delincuencia. Los retenes organizados y operados por ciudadanos armados lograron ahuyentar a los delincuentes y pararles el alto, al menos parcialmente. Los índices delictivos en los municipios controlados por auto-defensas bajaron rápidamente. La población volvió a respirar. Ustedes han tenido apenas un poco más de un año en el gobierno para empezar a trazar una estrategia para lograr el retorno de Michoacán al estado de derecho y a sentar las bases para garantizar que la población pueda regresar a sus labores ordinarias y hacer que Michoacán vuelva a ser un estado ejemplarmente productivo, siendo tan rico en recursos, vegetación y clima propicio como lo es sin duda. Celebro que hayan visto las cosas con objetividad y le hayan dado prioridad a la idea de celebrar acuerdos con las organizaciones de Auto-Defensas o policía comunitarios. Convocarlos a unirse a los esfuerzos del Gobierno Federal ha dado buenos resultados. Muchos delincuentes, antes que entregarse a las autoridades, han optado por huir, y otros por confrontarse y morir. Otro más han tenido que ser localizados y capturados. Sin duda que el conocimiento del terreno y del quién es quién que han proporcionado los auto-defensas, la llamada inteligencia, compartida con el Gobierno Federal, le ha permitido a este empezar a aplicar la ley a los criminales. Sin embargo, el Gobierno Federal por razones que trato de entender se ha visto muy parco en reconocer los méritos de los auto-defensas en estos triunfos parciales y aún someros. Han caído abatidos o han sido capturados varios cabecillas de los llamados Templarios, pero hasta donde he podido indagar, esta organización echó raíces entre amplios sectores y tiene algo de base social que la hace muy difícil de extirpar en el corto plazo. La detención del Secretario de Gobierno y su probable colaboración con la delincuencia que azotaba a Michoacán, es un fuerte indicio adicional y reciente de que lo que afirmo es cierto. La estructura gubernativa de Michoacán ha estado en gran parte comprometida, aunque el Gobernador Vallejo pueda deslindarse por su credibilidad personal. La preocupación que origina esta carta tiene que ver con el hecho de que los triunfos que el Gobierno Federal ha logrado pareciera que lo han alentado o motivado a aplicar la ley aún en contra de quienes han sido sus aliados, o sea los integrantes de los grupos de auto-defensas. No me refiero a la persecución de quienes puedan haber incurrido en actos criminales. Quienes actúen criminalmente deben responder ante la ley. Lo que no puedo aceptar es que se criminalice a los Auto-defensas, como grupo o a sus integrantes como individuos, por el simple hecho de poseer y portar armas en público para su defensa propia y de sus comunidades. Eso no los convierte en criminales, porque su conducta tiene una justificación en el derecho a la defensa propia y de las familias, defensa que se ha tenido que extender hasta las comunidades en virtud de que de ese tamaño ha sido la victimización que han sufrido, en ocasiones con la complicidad de las mismas autoridades constituidas. Si la ley no lo entiende, algo malo sucede con la ley. Quizá todo el problema se origina por violar el 11 Constitucional con leyes secundarias que limitan el derecho a poseer armas. Se dice que las autodefensas han sido financiadas por otros grupos de delincuentes. Yo escucho testimonios como el del Dr. José Manuel Mireles Valverde, de periodistas nacionales y de periodistas extranjeros ante el Wilson Center en Washington, y políticos locales, y me convenzo de que tiene sentido para empresarios locales y su trabajadores dejar de pagar decenas de millones en extorsiones y comprar armas para defenderse ante un gobierno cómplice o ausente. Si acaso le temen a los autodefensas como insurgencia o fuerzas revolucionarias, que quede claro que en todo caso sería una revolución de empresarios en contra de todos los abundantes grupos parasitarios enquistados en el sector productivo. El derecho es orden, pero no es ciego. Una conducta no puede estar prohibida y permitida al mismo tiempo. Sin embargo, en ocasiones las fronteras entre una cosa y otra son borrosas. Este es un caso especial porque es necesario y urgente distinguir la motivación detrás de lo que en apariencia pudiera considerarse un delito. La simple posesión y portación de una arma, así sean de las exclusivas del Ejército y Marina, no es razón suficiente para considerarlos criminales porque su actitud y sus actos no lo reflejan así. Yo afirmo que es todo lo contrario: los Auto-defensas son en su esencia, héroes civiles. En Michoacán son personas, simples civiles, que han arriesgado su vida ante delincuentes organizados y despiadados y autoridades corruptas e inmorales. Esta explicación y sus argumentos debieran abrazarse como razón suficiente para que el Gobierno Federal expidiera una estatuto especial o decretara un Estado de Excepción en Michoacán que de alguna manera logre orientar a la población local y al resto de los mexicanos acerca de que tenemos un gobierno inteligente y prudente, a la vez que moralmente responsable. Esta petición puede parecer exagerada y puede también mostrar a México en una posición difícil de explicar en el plano internacional. Sin embargo, considero que es imperativo e impostergable buscar una solución jurídicamente válida, sostenible y justificada. De lo contrario, ir a buscar el “desarme” de los integrantes de los grupos de Auto-defensas, a como dé lugar, “caiga quien caiga” será cometer un error garrafal y absurdo, pues el riesgo de que dicha medida sea considerada por los auto-defensas como una medida prematura y directamente lesiva es por decirlo de alguna manera, una CERTEZA. Como lo implicaba líneas arriba, la situación actual dista mucho de estar controlada y la acción de desarme habrá de auspiciar el retorno de la delincuencia, de los verdaderos criminales. Para quien está acorralado por el Gobierno por un lado y por los criminales por otro, no hay opción. La verdadera alternativa del Gobierno Federal no es desarmar, sino acercar, conciliar y brindar un estatuto especial que cobije a los grupos de auto-defensas.  No en este momento. La misión de limpia apenas empieza y dista de estar terminada. No puede ignorarse que los autodefensas se han formado por decepciones con sus gobernantes y sus traiciones. Aplicar la ley es un deber. Pero no puede aplicarse ciegamente o cuando previsiblemente las condiciones existentes generan un mal mayor. ¿Acaso van a encarcelar a mujeres y jóvenes de ambos sexos que han contribuido de alguna manera a la comisión de los delitos que ahora se quieren imputar a los Auto-defensas? No quedaría NADIE en la calles de docenas de municipios de Michoacán. La ley requiere sabiduría en su aplicación, y más en estos casos. Cuidado con aquéllos que sin haberse tomado la molestia de profundizar en la problemática compleja de Michoacán demandan pasar por el cuchillo a todos aquellos que porten armas fuera de la ley. Son malos consejeros quienes exigen al gobierno radicalizar su postura frente a los Auto-defensas, pero fueron totalmente pasivos e indiferentes cuando el pueblo de Michoacán estuvo cautivo de los delincuentes y sus socios en los gobierno locales. Si tuvieran vergüenza permanecerían calladitos. Yo no apoyo la transgresión a las leyes. Abogo por su aplicación inteligente y constructiva. Michoacán requiere recuperar la paz. Pero no será iniciando una guerra entre el Gobierno Federal y los Auto-defensas, por más descrédito que se les haya querido imputar en las últimas semanas. No me conformo con enviar esta carta y dejarla circular. Solicito atentamente, se actúe con firmeza y prudencia al mismo tiempo, pero asegurándose de no provocar incidentes violentos deliberadamente. Los auto-defensas tienen su lado patriótico, habrá que buscarlo y seguir por la vía de construir acuerdos. Los planes de Gobernación para la prevención vía becas y conferencias motivacionales no son suficientes ni tendrán efectos en el corto plazo. Pueden si, servir como justificativos cuando lo que se busca es una justificación ante el público para pasar a acciones violentas, pero no servirán de consuelo si sobreviene una catástrofe. Solicito también, el gobierno se preocupe por informar al país con el mayor detalle posible de lo que está planeando y haciendo en Michoacán. La figura del enviado presidencial o Comisionado Alfredo Castillo, no tiene un gran sustento jurídico visible. Por allí sería bueno empezar, explicando cómo es que se borran las autoridades locales sin un acto del Congreso Federal. El C. Presidente es el final responsable de lo que suceda y hago votos que nada malo ocurra. México merece y requiere de acciones inteligentes no bravatas o posturas autoritarias. Los que piden sangre se van a ocultar cuando fluya. Michoacán tampoco merece que se recrudezca la situación, que ya bastante ha sufrido por el abandono y la miopía de sexenios pasados. Cumplo como mexicano, y con mis obligaciones como amante de la libertad y la democracia. Muy atenta y respetuosamente. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

FANTASMA

Manuel González Arizpe

Se ha hablado de Los Malditos, el libro que encierra años de la vida de  un hombre dentro de uno de los penales de máxima seguridad del país, el infierno en que estos días significaron y los momentos de convivencia con los delincuentes más temidos o glorificados de México.

Jesús Lemus, estuvo en la Feria Internacional del Libro Monterrey 2013, con la edición impresa que encierra sus memorias y que es la que lo ha acompañado en los últimos meses, para conciliar el sueño, para reconciliarse con la vida, después de la amarga experiencia de ser acusado de un crimen que no cometió.

Jesús Lemus Barajas, periodista michoacano, no se imaginaba cómo terminaría el 7 de mayo del 2008, parecía un día normal de trabajo en el periódico que dirigía en La Piedad, fundado por él mismo, “El Tiempo”, sin embargo, ese día marcó su vida.

Lemus Barajas, narra en su libro “Los Malditos” la traición de la que fue víctima. La infamia de un comandante de la Policía Ministerial de Guanajuato, que era una de sus fuentes más confiables, el periodista fue secuestrado para después aparecer en la cárcel de Puentecillas, en el estado de Guanajuato, acusado de narcotráfico en su modalidad de fomento, de ahí es trasladado al Penal de máxima seguridad de Puente Grande, en Jalisco… El inicio de lo que se convertiría hoy en el mejor reportaje de su carrera.

 “Los Malditos, crónica negra desde Puente Grande” es el resultado de tres años y cinco días detrás de las rejas en uno de los penales más famosos del país, porque ahí llegan los criminales más peligrosos en México, y sobre todo, después de la fuga del reconocido Joaquín “Chapo”

Guzmán.

Manuel González Arizpe (periodista y quién hizo la presentación de la obra en la Feria del Libro) sin conocer hasta ese momento a Lemus Barajas, se enteró de la desaparición de su colega a menos de dos horas de sucedido, se interesó en el caso y junto a otros movió “cielo, mar y tierra” para intentar liberar a Lemus Barajas.

EL HORROR DE LA BÚSQUEDA

 “A mí me tocó ser de los primeros enterados del secuestro, del levantón, de la injusta detención sin elementos probatorios que hicieron al periodista Jesús Lemus Barajas, en La Piedad, Michoacán. Porque yo tenía contactos ahí por un reportaje que estaba haciendo. Me entero a las dos horas de la desaparición, y empecé junto con varias organizaciones como Reporteros Sin Fronteras, ARTICULO 129, algunas radicadas en el exterior –pero con representantes en la nación– a localizarlo. Hablamos a la Sub Procuraduría de Michoacán insistentemente, a la de Guanajuato. Hablamos a infinidad de lugares… creo que eso fue lo que le salvó la vida del periodista”, narró sobre los momentos después de alertados de la alerta sobre el michoacano.

 “Finalmente a los dos, tres días, como suele suceder, apareció nuestro amigo detenido en la cárcel de Puentecillas acusado falsamente de narcotráfico, en su modalidad de fomento. Sabedores de esto nos trasladamos junto con algunos compañeros al DF (capital del País), a la

Fiscalía Especial de la PGR, a la Comisión del Congreso Federal, al Senado de la República, donde hablamos con Rosario Ibarra de Piedra para notificarlos de la situación. También platicamos con Gerardo Priego, diputado federal panista, presidía la Comisión especial para Atención a  Periodistas.

 “Deciden formar un grupo de tres o cuatro para ir a visitarlo a la cárcel de Puentecillas, pero nuestra sorpresa fue que los poderes fácticos se hicieron presentes y a las tres horas tristemente nos damos cuenta que lo iban a trasladar a la cárcel de máxima seguridad de Puente Grande, donde muchos sabemos que hay una reorientación y por tres meses no los puede ver nadie”, platicó González Arizpe sobre la odisea que significó dar con el paradero de Lemus Barajas.

“Entones me interese más por la cuestión, fuimos a La Piedad, hasta Michoacán, tratamos de salvar el periódico que había creado con mucho esfuerzo nuestro compañero, se hizo lo posible, pero… el golpe estaba atestado con toda claridad, le habían robado el corazón a la empresa y no pretendían resarcirlo”, recordó el periodista de Basta!.

Jesús Lemus fue trasladado como criminal de alta peligrosidad a Puente Grande, en el que viviría mil 130 días, y en el que sufrió los maltratos físicos jamás sospechados, las torturas jamás deseadas, junto a los demás presos, “como no se pueden imaginar”.

A PUNTA DE GRAFITO Y PAPEL SANITARIO

Luchando por sobrevivir todos los días, sólo en su celda y totalmente desnudo, igual que el resto de sus compañeros del área conocida como Centro de Observación y Clasificación (COC). En ese pequeño centro tuvo la “suerte” de tener como compañeros, en las celdas contiguas, a personajes “famosos”, “estrellas” del crimen, como se les conoce adentro.

Sin perder en un momento el instinto periodista, recogió testimonios en pláticas para “matar” el tiempo que sostuvo con algunos presos, entre ellos Daniel Arizmendi, mejor conocido como “el Mochaorejas”; Alfredo Beltrán Leyva, “El Mochomo; Daniel Aguilar Treviño, asesino confeso de José Francisco Ruiz Massieu; Mario Aburto, mejor conocido como el asesino de Luis Donaldo Colosio; Rafael Caro Quintero; Noé Hernández, “El Gato”, cómplice del Chapo Guzmán, quien hace declaraciones de cómo era la vida del capo cuando estuvo en Puente Grande, habla de las fiestas que organizó, lo que más le gustaba comer, la buena vida que se dio mientras estuvo preso y como fue el día que se fugó.

Lemus Barajas, sin tener ya nada que perder, arrancó sorprendentes revelaciones de cada “famoso” que se le cruzó en el camino. En estas, plasmadas en “Los Malditos”, sale a relucir el Gobernador de Guanajuato, así como otros políticos de envergadura, también elementos de la policía ministerial o federal, que como es del dominio público, entonces ya estaban “arreglados” para dejar trabajar al crimen organizado en la zona en la que se desempeñaban.

 “Cuando estaba en la cárcel en Puente Grande no tenía nada que hacer, entonces me valí de mi oficio periodístico y comienzo a capturar todos los diálogos con los presos en una bitácora de diario, a mi me daban dos cuadritos de papel sanitario todos los días, como parte de la terapia para hacerme sentir que no tenía nada más que esos papeles, y eso es lo que hacía que yo olvidara que realmente no tenía nada, que estaba completamente desnudo”.

“En lugar de utilizar esos dos papelitos como debía de haber sido, yo preferí en ellos anotar una bitácora de diálogos con una puntita de grafito que alguien me dio dentro de la cárcel, una puntita de tres centímetros; con las puras uñas alcanzaba a escribir cualquier cosita, cualquier apunte de lo que yo escuchaba, hacía mis anotaciones. Y ese papel luego lo doblaba, lo sacaba en la visita y se lo entregaba a mi mujer. Mi esposa lo sacaba escondido en los zapatos”, describió con detalle en entrevista el periodista.

“Aparte me permitían escribir dos cartas por semana, una los martes y otras los jueves, como recompensa por mi buena conducta. Esas cartas la escribía frente a un psicólogo y el psicólogo se ponía a leer o nada más me veía escribir. Como todos los periodistas, tengo la deformación profesional de escribir feo, tengo pésima caligrafía y eso me ayudaba para que el psicólogo se cansará de ver la entrada, el saludo a mi familia, el como está, como estoy. Doblaba la hoja, ya no las terminaba de leer, después las echaba en un sobre y ya nadie más las leía, así iban al correo”, detalló Jesús Lemus.

El periodista comentó que nunca perdió la fe, que cada que lo visitaba su esposa, cada tres días, él le decía que todo el material que le entregaba lo guardara porque tenía fe en que un día iba a salir e iba a escribir algo, así fue.

LA LIBERACIÓN

Jesús Lemus no deja escapar la oportunidad de reconocer que su esposa y su hija fueron las que le dieron fuerzas para sobrevivir en Puente Grande. Lemus destacó el trabajo de su compañera, que era la que le informó en todo momento sobre su proceso penal, fue quien juntó las pruebas a su favor.

 “Cuando salgo, en mayo de 2011, comencé a leer y vi que tenía mucho material. A mediados de 2012 lo revisé bien y me decidí en escribir el libro, en octubre, y lo terminé en enero de este año, lo presenté a Grijalbo (Editorial), ellos se interesaron en la propuesta y lo publicaron.

“Siempre estuve pensando en hacer algo, en escribirlo yo no quería dejar pasar la experiencia así nomás, finalmente yo era el único periodista hasta ese momento –-y esperemos que ya no haya más periodistas presos– dentro de una cárcel de máxima seguridad. Ese hecho a mi me movió para hacer algo, no pensé hacer un libro en la forma en la que lo tienen ahora, pero sí en hacer un gran reportaje, al final me decidí por el libro. En la cárcel siempre lo estuve ensayando, todo los días me ponía a pensar en cómo podía ser, era mi pensamiento favorito”, y tal vez el único al que podía acceder.

SEÑALA A SU CULPABLE

Lemus Barajas no se detiene, tiene ese pendiente en el interior, al momento de señalar culpables de su maldita suerte: al ex presidente, Felipe Calderón, al ex Gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva, así como a un diputado local en Michoacán y un grupo de empresarios políticos de la localidad, argumentos que refrendó con el asesinato de sus abogados.

“A mis abogados los mataron en agosto del 2009, llevaba pasado un año de mi proceso. Quién sabe cómo fue, la versión oficial de la policía dice que fue un ajuste de cuentas. Ya lo creo, Felipe Calderón estaba ajustando cuentas”, dijo con ironía.

LAS SECUELAS

Jesús Lemus confesó que en algún momento le tembló la mano cuando se encontraba en el proceso de Los Malditos.

 “Salí (libre) cuando el Gobierno de Felipe Calderón iba de salida, a mi aún me daba miedo decir o señalar lo que se decía en la cárcel del Gobernador de Guanajuato, pero no podía omitirlo, porque si lo omito también estaría siendo parte de la corrupción de este señor, me arriesgué, y sigo arriesgándome hasta la fecha.

¿Ha recibido amenazas?

“Bendito Dios no. No he recibido amenazas y espero que no haya, pienso que finalmente no las voy a recibir, porque mi crítica es al gobierno de la administración pasada, a Felipe Calderón, hacía allá hice los señalamientos. Pienso que ahorita Felipe Calderón está más preocupado que yo, el tiene más miedo que yo”, respondió lacónico.

Al periodista Jesús Lemus Barajas le dictaron libertad un 11 de mayo de 2011, dejó Puente Grande un día después, por decisión del director del penitenciario.

“Fueron por mí a la celda y me llevaron al juzgado, ahí me dictan libertad, me dijeron que era libre. Le indique a la notificadora que esperaba la lectura de la disculpa, contestó: eso nunca viene en ninguna sentencia”.

La disculpa ya no le interesó más a Lemus, regresó a su celda gritando de alegría, a pesar del día extra que lo retuvieron.

“Les regalé 24 horas más de mi vida a la cárcel, siendo un hombre libre y sin cargo alguno, eso es un crimen de estado”, y así lo tomó. Lemus Barajas exige hoy la reparación de los daños.

 “En este momento estoy demando a la PGR. La estoy demandando por el encarcelamiento injustificado, quiero que me reparen el daño, moral, económico, social, psicológico y físico, de los que fui víctima, por sufrir una pena de 20 años sin haber cometido delito alguno. Quiero, además, una disculpa pública, que el Gobierno Federal reconozca que actuaron en forma ilegal y que fui objeto de una violación de mis derechos”, acotó el hombre y padre de familia que tiene la esperanza y los elementos suficientes para el reclamo, aseguró.

Hoy por hoy Lemus disfruta de la libertad, la saborea a pequeños pedazos con un refresco helado y una gran hamburguesa, mientras divaga en cada una de las novelas históricas que pasaron por su cabeza durante tres tortuosos años.

Los malditos encierra una dura historia en 300 páginas, pero Lemus tiene más para ofrecer, todo aquello que surgió en sus momentos de evasión.

“Me quedé sólo. Me quedé con la pura imaginación, fueron mi fuga de las paredes hediondas de Puente Grande”, finalizó mientras se cocina Los Malditos para la pantalla grande.

Carta al Presidente

Por Gerardo Fernández Noroña.

A Enrique Peña Nieto. Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos. Al pueblo de México. Presentes. Todas las reformas que has presentado y que llamas estructurales, son modificaciones legales totalmente contrarias al interés nacional. Pero de todas ellas, sin duda, destaca la reforma energética. Esa es la más lesiva y la más grave en contra de los intereses de la patria. La reforma energética, pretende regresarle a las trasnacionales petroleras el control de nuestros yacimientos petroleros y desmantelar la empresa nacional más importante que México ha construido durante décadas: Petróleos Mexicanos. Has argumentado, que al abrirse Pemex a la inversión privada, eufemismo para ocultar alas trasnacionales petroleras, se darán una serie de beneficios de muy diverso tipo, que van desde aumentar la producción de petróleo crudo, hasta generar empleo y bajar los costos de la gasolina. Todo ello es falso. Es en realidad una decisión contraria a los intereses nacionales, y has llegado al colmo de presentarte como el Lázaro Cárdenas del siglo XXI. En realidad mientes en todas las líneas y esto habría que dejarlo claro, Pemex es la empresa número 36 del mundo, la 13ª de América; la segunda de América latina, sólo después de Petróleos de Venezuela y es sin duda, la primerísima de México. Pemex es el quinto productor de petróleo crudo del mundo (extractor, ya que es materia prima, un recurso no renovable). Es el tercer exportador de petróleo crudo más importante a Estados Unidos, debajo de Canadá y Arabia Saudita. Pemex además tiene el costo de producción (extracción) de petróleo más bajo de todas las petroleras del mundo y el segundo más bajo en exploración, sólo después de la Shell. Es falso también que esté decayendo la producción. Pemex extrae de manera estable 2.5millones de barriles de petróleo crudo al día. La renta petrolera o ganancia anda por el orden de 90 dólares por barril. Así las cosas, Pemex produce 225 millones de dólares al día; 82.000 millones de dólares al año. Esto se traduce al tipo de cambio de $13 por dólar en un billón (un millón de millones) 76,000 millones de pesos. ¿De dónde sacas que Pemex no produce, si el año pasado le dio al país un billón 67,000millones de pesos? En los últimos 12 años, Pemex le dio a la nación 687,000 millones de dólares, lo has leído bien, 687,000 millones de dólares. Planteas que se debe aumentar la extracción de petróleo crudo de 2.5 millones a tres o3.5 millones. Estamos exportando diario a Estados Unidos 1 millón de barriles de petróleo, ya que nuestro país requiere para su funcionamiento millón y medio. Dirás que al aumentar la exportación de petróleo crudo, aumentarán nuestros ingresos, no necesariamente. Puede suceder que al aumentar la producción se genere una baja en los precios del petróleo crudo en el mundo.

Por otra parte, han manejado la mentira de que Estados Unidos se convertirá en exportador de petróleo crudo, nada más falso. Nuestro vecino país consume 20 millones de barriles de petróleo crudo al día y sólo produce ocho, importa 12 millones de una producción mundial de 84 millones de barriles al día. Tiene reservas para cinco años. No tiene manera de volverse a convertir en exportador de petróleo crudo en su existencia. Nosotros debemos de dejar de exportar petróleo crudo a los Estados Unidos. Ya que estamos importando gasolina y exportando petróleo crudo, de hecho importamos la mitad de la gasolina que consumimos. ¿Por qué no refinamos nosotros nuestro petróleo? Dirás que no tenemos la tecnología o que no tenemos los recursos. Mientes en ambos casos. México refinó su petróleo desde hace 75 años en que se expropió en 1938 a las trasnacionales petroleras. Contamos además con la tecnología, pero cuando ésta no se tiene, se compra. Una refinería puede costar 500 millones de dólares y la tecnología para el funcionamiento de ésta, el 1% esa cantidad. Simplemente, de los 687,000 millones de dólares que Pemex dio al país en los últimos 12años, pudieron haberse tomado sólo 2,000 millones para construir cuatro refinerías y no estaríamos importando gasolina. No se ha construido una refinería en los últimos 30 años. De hecho, de la refinería que se iba a realizar en Hidalgo en el sexenio pasado, no se terminó ni la barda. Habiéndose construido las refinerías, ya no estaríamos importando gasolina, esta no seguiría subiendo mes con mes, y encima de ello, estaríamos exportando nuestro petróleo refinado, en vez de petróleo crudo. Te pondré un ejemplo del beneficio para el país sí en vez de vender el millón de barriles de petróleo crudo a Estados Unidos diariamente, se vendiera refinado. Dicen ustedes que refinar no es negocio, mienten, tan es negocio que las ganancias se multiplicarían por 16.Te lo explico: un barril de petróleo refinado nos daría 1440 dólares en vez de 90. Ello implicaría 1440 millones de dólares al día de ganancias y 16 billones de pesos al año; 16millones de millones de pesos para el país de ganancias, casi cuatro veces el presupuesto planteado para el año 2013.Y si en vez de refinar el petróleo se convierten en petroquímicos, las ganancias se multiplicarían por 60. Es decir que un barril de petróleo nos daría 5,400 dólares. Ganaríamos al día 5,4000 millones de dólares y al año 60 billones de pesos. Esto implicaría 15 veces el presupuesto planteado para el año 2013. Esas serían las ganancias que dejaría el millón de barriles de petróleo crudo que diario se exportan a los Estados Unidos si se procesarán de manera previa, industrialmente. Pero para que quede aún más claro, los 16 billones de pesos repartidos de manera igual entre los 110 millones de mexicanos, daría a cada mexicano un ingreso de $145,000anuales. Y los 60 billones de pesos repartidos de manera equitativa entre los 110 millones de mexicanos, daría un ingreso de $545,000 al año a cada uno de ellos. Dicho de otra manera, con ese proceso de industrialización, con ese negocio que quieres regalar a las trasnacionales petroleras, no existiría un solo mexicano pobre en nuestro país. Con la riqueza petrolera que Pemex genera y con la que puede generar, seríamos sin duda uno de los cinco principales países en fuerza económica del mundo. Y dirás que son especulaciones, aunque sabes muy bien que no lo son. Lo que estoy planteando ya se realizó en el país. De 1938 a 1982 México creció el 6.5 por ciento con un Pemex integrado en una sola empresa, con una poderosa petroquímica de Pemex, que dio sustento a una de las empresas petroquímicas privadas más importantes del mundo, la petroquímica mexicana. Todo esto desapareció al descuartizar a Pemex, Carlos Salinas, y privatizar la petroquímica de esta importante paraestatal. Y te puedo contar un poco de historia también, las trasnacionales petroleras ya estuvieron en México de finales del siglo XIX hasta 1938. Está muy documentado el voraz comportamiento, los atropellos, los despojos, la brutal explotación de nuestro pueblo y el saqueo que se hizo de la riqueza petrolera mexicana. Baste señalar que en los años 20 del siglo XX, fuimos el segundo productor de petróleo crudo del mundo y esto no le trajo mayor beneficio a la nación. Porfirio Díaz dio concesiones a las empresas petroleras extranjeras sin que aportaran un solo centavo al país. No pagaban por importaciones, no pagaban por exportaciones, no pagaban por producción, prácticamente no pagaban por nada. Por lo menos tomó una precaución que tú ni siquiera has tomado, que consistía en que las empresas eran consideradas nacionales y no podían acudir a pedir protección de sus estados nacionales. Al ser derrocado Porfirio Díaz y llegar el gobierno del presidente Madero, este pretendió en 1912 fijar un impuesto de dos centavos por tonelada de petróleo exportada. Las trasnacionales petroleras dijeron que era confiscatorio, se negaron a pagarlo y de hecho no lo hicieron. A los seis meses, el presidente Madero fue depuesto por un golpe militar y asesinado junto con el vicepresidente Pino Suárez. ¿Sacas conclusiones claras de lo que implica traer a las trasnacionales petroleras nuevamente al país? Si reavivó la revolución, el usurpador Huerta fue depuesto; continuó la guerra civil y al final los constitucionalistas vencieron. El constituyente del 17 generó una reforma a la Constitución de 1857. Esa reforma tiene cuatro pilares fundamentales: el artículo 27constitucional es el fundamental y es el que tú pretendes modificar sin tener autoridad, legitimidad, ni fundamento legal para echar por tierra el eje articulador de la constitución de 1917. Los otros tres artículos fundamentales que también ustedes han demolido son el tercero, el 123 y el 130. En cuanto al artículo 27 constitucional, recuperó para la nación el dominio del subsuelo y su riqueza. El agua, los minerales, el petróleo destacadamente. Tú pretendes acabar con este fundamento. No has generado una contrarrevolución, no has ganado una batalla que haya costado millones de vidas, para que quieras romper el pacto federal que es la Constitución Política y en particular, este artículo citado. Y pretendes además pasar por encima del artículo 28, que establece las áreas estratégicas bajo control del Estado mexicano. De esta manera piensas entregar una delas riquezas naturales más importantes que tiene el país: el petróleo. El artículo 27 es tan importante, que las trasnacionales petroleras, en su momento, lo declararon espurio. Nunca lo reconocieron y costó 21 años poder lograr su vigencia. Fue hasta la expropiación de 1938 que en realidad se recuperó el petróleo y el subsuelo en beneficio de la nación. El presidente Carranza, que encabezó el primer gobierno estable surgido de la revolución, nunca pudo lograr la legislación secundaria, ni meter en cintura a las transnacionales petroleras. De hecho, generaron grupos armados encabezados por Peláez en las zonas petroleras, para que el gobierno surgido de la revolución y legítimamente constituido, no pudiera cobrar los impuestos correspondientes.

El presidente Obregón, no fue reconocido durante tres de sus cuatro años de mandato, por las presiones que las trasnacionales petroleras hicieron con el gobierno de los Estados Unidos. Durante su último año de gobierno, fue obligado a firmar los acuerdos de Bucareli. En éstos, se estableció que el artículo 27 constitucional no era retroactivo. Dicho en otras palabras, el petróleo le pertenecía a las trasnacionales petroleras y no a nuestra nación. Si esto pudieron hacer con el presidente Obregón, que era un hombre firme, el general más brillantes de la revolución mexicana, un hombre bragado, ¿Qué no podrán hacer con presidentes como los actuales, que no tienen ningún punto de firmeza, ningún punto de energía, ningún compromiso con la independencia y la soberanía nacional? Fue hasta 1938, con la expropiación petrolera, que entró en vigencia plena el artículo 27constitucional. Te recuerdo -quizás no lo sabes, que el conflicto surgió porque las trasnacionales petroleras se negaron a otorgar un aumento salarial a los trabajadores petróleos mexicanos que habían constituido un sindicato único. Plantearon un contrato colectivo de trabajo que costaba 26 millones de pesos. Las petroleras se escandalizaron, argumentaron que les era imposible cumplir esa demanda, que quebrarían. Los trabajadores se fueron a huelga, el gobierno intervino para buscar un arreglo. Los trabajadores aceptaron levantar la huelga y argumentar un conflicto económico. No te haré la historia larga, no eres muy de lectura. Se realizó un dictamen en un mes y tres grandes hombres: Efraín Buenrostro, Jesús Silva Herzog y Mariano Moctezuma, emitieron un análisis de 2,600 cuartillas; 100 hojas del dictamen puntual y 40 conclusiones específicas. Te interesarán algunas de las conclusiones: las trasnacionales petroleras habían promovido intervenciones militares en contra de gobiernos de México; habían promovido internamente grupos armados en contra de gobiernos legítimamente constituidos; habían evadido el pago de impuestos; habían despojado comunidades indias y a pobladores pobres de sus predios para explotar yacimientos petroleros sin pago alguno. Habían creado y utilizado guardias blancas impuesto su ley, eufemismo para definir las arbitrariedades cotidianas en las zonas petroleras. Y para tu conocimiento, la gasolina valía 134.43 % más cara en México en el exterior; los lubricantes valían 350.77%más caros en México que en el exterior. En general todos los productos derivados de la refinación del petróleo eran más caros en México que en el exterior. Además el trabajo acreditó que era perfectamente posible el pago del contrato colectivo de 26 millones de pesos. La Junta Federal de Conciliación y Arbitraje ratificó esta determinación. Las trasnacionales petroleras además de rechazar el fallo, promovieron la fuga de capitales y buscaron el quiebre económico del gobierno al general Lázaro Cárdenas. La Suprema Corte de Justicia de la Nación, ratificó el fallo de la Junta Federal, las trasnacionales petroleras desacataron también éste. Entonces el presidente Cárdenas, que tú perversamente dices emular, las expropió. Con eso puso al petróleo y toda su riqueza al servicio de nuestro pueblo. Tú quieres hacer justo lo contrario. Si en verdad quieres retomar el pensamiento del general Lázaro Cárdenas, lo único que tienes que hacer es oír, ni siquiera leer, en YouTube, el discurso de expropiación de las trasnacionales petroleras. Ahí se concentran todos los agravios de esas empresas en contra nuestro país.

Las trasnacionales petroleras no se quedaron de brazos cruzados. Bloquearon económicamente al país, no permitían la entrada ni de un tornillo, ni de refacciones y ni de maquinaria, ni el equipo para el funcionamiento de Petróleos Mexicanos. Se tuvo que integrar una sola empresa de las decenas de empresas petroleras, no se contaba con altos mandos, no se contaba con capital. No conformes con ello, promovieron embargos de las exportaciones de petróleo crudo que realizábamos. Alegaban que era su petróleo y que se los habíamos robado. A pesar de todas esas dificultades los petroleros y petroleras mexicanas realizaron una hazaña y consolidaron a Pemex. La convirtieron en una de las empresas más poderosas del mundo. ¡Y ahora tú vienes a decirnos que no podemos salir adelante sin las trasnacionales petroleras después de 75 años de que hemos podido y que esas empresas rapaces y voraces son las que van a salvar al país! Me recuerdas a los conservadores del siglo XIX que decían que no podíamos ni gobernarnos y que fueron a traer un príncipe extranjero para que gobernara el país. Dirás que hablo de historia y que hoy las cosas han cambiado, que todo es diferente. Falso. Te pondré un ejemplo reciente. En Kazajastán, se encontró un pozo petrolero que puede generar 2 millones de barriles de petróleo crudo al día. Kazajastán es un país sin una empresa como Pemex, sin tecnología, sin dinero y se asoció con las trasnacionales petroleras. De cada 100 barriles de petróleo extraídos, le correspondería 98 a las trasnacionales petroleras y sólo dos a Kazajastán. Un verdadero atraco. Lo peor es quelas trasnacionales petroleras ni eso cumplieron y hoy, en los tribunales internacionales, éstas exigen a Kazajastán les pague una millonaria indemnización cuando no hicieron una sola obra para que el pozo produjera los 2 millones de barriles de petróleo al día. Lo que pretendes hacer con la reforma energética es un acto de traición a la patria, lo que pretendes es entregar nuestra riqueza al extranjero y cancelar la posibilidad de un desarrollo económico próspero para nuestra nación. Como decía el Nigromante: "Pobre pueblo pobre, no quieren hacerte rico y te quieren hacer miserable". Podría seguir argumentando sobre las falacias y falsedades en que sustentas tu reforma energética. Pero no creo que valga la pena extenderse. Lo que es necesario que sepas, es que aún tienes una última oportunidad de retirar este atraco a la nación, esta conjura contra los intereses de nuestra patria. Tienes, bien o mal habida, la máxima responsabilidad política del país y en vez de ponerla al servicio del pueblo, lo traicionas de manera miserable. Así las cosas, te quiero plantear, te quiero exigir, que retires tu reforma energética. Que evites que el país se incendie. Que no cargues con la responsabilidad de la rebelión popular que se generará obligadamente para detener un acto de vil traición a los intereses nacionales. No soy ingenuo, no espero nada y sin embargo me creo en la obligación de hacerte este emplazamiento. Pues tú y sólo tú cargarás con la responsabilidad de lo que se derive después de esta encrucijada en que has puesto a la nación. Combatiremos con todo tu traición a la patria, actuaremos con toda energía para evitar que entregues a las trasnacionales petroleras una de nuestras riquezas naturales más importantes: el petróleo. Ustedes han entregado todo: puertos, aeropuertos, carreteras, playas, banca, empresas públicas, agua, oro, plata, ferrocarriles, todo, ha entregado todo. Y no les basta, no les es suficiente. No puedes alegar inocencia, pues eres parte de la continuidad de las políticas neoliberales de los últimos 30 años y que en especial. con Carlos Salinas, han rematado los bienes nacionales. Por mi parte, seguiré impulsando la desobediencia civil absoluta. Parar todo para que todo se mueva. Sé que tu gobierno no resistiría que la gente pare todo cinco, diez, quince días si mucho. Que no vayan a trabajar, que no vayan a la escuela, que no compren nada, que no vean televisión. Tu gobierno caería. La gente, espero, se dé cuenta del enorme poder que tiene y que no ejerce. Pero no seré yo quien decida las formas de lucha, será el pueblo, será la gente, la que decida el camino y yo seguiré el que la gente trace. No hay nada oculto, las intenciones están claras. Cada quien definirá el lugar que ocupe en esta batalla. Todo indica que tú estarás del lado de las trasnacionales petroleras y de un puñado de poderosos económicamente. Nosotros, del lado del pueblo, buscando su libertad, buscando su emancipación y trabajando para imponer condiciones de paz, libertad y justicia social en nuestra nación, nuestro pueblo se lo merece; no merece una mayor explotación, una mayor pobreza, una mayor hambre, una mayor desesperanza. Lo que tú promueves es criminal, es atroz, es inaceptable. Lo debemos combatir con toda firmeza y con toda energía. Debemos lograr tu remoción, si te empeñas en entregar la riqueza petrolera y cancelar la independencia y la soberanía de nuestra patria. Tú tienes una última oportunidad de cambiar el rumbo de las cosas y de corregir tu conducta, antes de pasar a la historia como un traidor a la patria. P.D. Pensabas que la unidad de la izquierda no se daría, también ahí te has equivocado. Hoy Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y Andrés Manuel López Obrador han dado un paso importante en esa unidad necesaria para defender PEMEX y el petróleo. La unidad irá más allá, en esta lucha caben: priístas del nacionalismo revolucionario, panistas patriotas, perredistas, petistas, integrantes de Movimiento. Ciudadano, de Morena. Hombres y mujeres sin partido que quieran rescatar la patria, aquí cabremos todos sin exclusión. Ciudad de México a 19 de septiembre de 2013.