Plumas Invitadas

Rapiña en Fundidora

por Guillermo Martínez Berlanga


Las autoridades le han dado un agandalle más al Parque Fundidora, debido la falta de política ambiental en el Estado, aunado a la ignorancia y a la corrupción con que se manejan las autoridades ambientales en Nuevo León.

En este caso en particular del que les voy a comentar, Brenda Sánchez, Secretaria de Desarrollo Urbano en Monterrey, solapada por la política enfermiza de la Alcaldesa Margarita Arellanes, han permitido que se siga depredando el Parque Fundidora, que es el único y último pulmón urbano que queda en la zona metropolitana de Monterrey.

Debería saber Brenda Sánchez que el objetivo del Parque Fundidora en su decreto original, es el de producir oxígeno, reducir la contaminación y el de proporcionar espacios libres y gratuitos a todos los habitantes de Nuevo León, especialmente a los niños y a los que menos tienen.

Brenda Sánchez llegó al puesto de Desarrollo Urbano del municipio de Monterrey, no por meritos propios, o por su capacidad y menos por su currículum relacionado al urbanismo o al desarrollo urbano, llegó ahí  para pagarle el favor de haber autorizado ilegalmente la construcción del estadio de futbol en el Parque La Pastora, con todo lo negativo que esto significa.

Advertimos a Brenda Sánchez, a la Alcaldesa  y a los señores que se quieren apropiar del Parque Fundidora, que vamos a defender el parque, los vamos a enfrentar y nos vamos a amparar.

Basta de rapiña, basta de agandañe y ya basta de que se siga lucrando con  el medio ambiente de nuestros hijos y de nuestros nietos.

La ciudad de Monterrey merece y ocupa a un o una urbanista calificado, no sólo en su currículum académico relacionado con el desarrollo sustentable, independientemente de ser una persona honesta.

Y no tener a un espécimen raro como Brenda Sánchez, que es pasante de Ciencias Políticas, pero que de urbanismo no entiende, ni de sustentabilidad en la ciudad y menos entiende lo que es ser un funcionario honesto, responsable y del lado de los ciudadanos.

Debería de entender ella y la Alcaldesa que al otorgar este permiso se convierten en cómplices de los  depredadores de Fundidora.

Mientras más destruyamos el Parque Fundidora, seguiremos respirando aire más tóxico y más contaminado. 

 

Guillermo Martínez Berlanga es Director del Comité Pro-Rescate Parque Fundidora. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Paellas