monitorPolitico logo

thumbnail Monito Poliütico

images/Lector.jpg

Autor: José Rivero

Comentario:

Gasolina en las venas. Jon Martín Culell escribe en el periódico español “El País” un documento por demás revelador acerca de la realidad en los sucesos de Tlahuelilpan: “En este pueblo, cuyo nombre deriva del náhuatl (lugar donde se riegan las tierras) el comercio le ganó la partida a la venta de productos agrícolas. En martes de mercado, semana a semana la plaza se llena de puestos y de olores las calles y de gente venida de toda la zona para hacer sus compras. Más recientemente el comercio municipal incorporó un nuevo producto que no se ve pero se huele: gasolina. Un secreto a voces que ha salido a la luz en su versión más macabra con la muerte el viernes de al menos 85 cristianos. "Este pueblo no es huachicolero". Es un mantra que se repite entre los vecinos del lugar. No quieren ver su buen nombre asociado a la mancha negra de la venta de gasolina robada. Coco Mesa es comerciante, como también lo son, asegura, sus vecinos y afirma: "Mira, ese señor se dedica a hacer cortinas y éste que acabo de saludar tiene una tienda", explica. ¿Cómo van a saber cómo abrir un ducto? Sin embargo un carnicero del centro del pueblo estima que en los alrededores hay unos 70 locales, entre bodegas, talleres y casas particulares que participan en este negocio tan lucrativo”. Triste realidad que muestra no la moral de un municipio huaxicolero sino de todo un país huaxicolero. Traemos lo huaxicolero en las venas. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Luis Gerardo Treviño García

Comentario:

La detención arbitraria de ciudadanos que protestan contra el aumento de tarifas de Transporte Público es algo que nos irrita, todos somos usuarios o tenemos alguien que lo requiere, abuso de autoridad de un gobierno que carece de pensamiento y que lo único con lo que puede responder es con un Golpe, inicia el fin de un mandato, Fuera el Mal Gobierno, exigimos respeto a los Ciudadanos. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: José Enrique Carrillo

Comentario:

Amigos de Monitor Político, lo ocurrido en San Primitivo, Tlahuelilpan, Hidalgo, por la explosión de un energético al perecer gasolina de un ducto ilegal, lleva a reflexionar a quien culpar de este siniestro donde  hubo muertos calcinados y heridos de gravedad, cuando pudimos ver por los medios de comunicación correr a personas hacia el ducto sin ninguna protección y con distintos tipos de envases para llenarlos, de lo que escuche, que era gasolina, sin medir riesgo alguno o temor que algo sucediera sin protección alguna con nada, jurídicamente debe haber responsables no hay duda, políticamente igual, sin embargo en su emoción psicológica los que estuvieron ahí, no les importó lo jurídico, ni lo político, ni protección civil, les importó obtener el líquido mencionado; pienso que se debe analizar desde el punto de vista de la cultura social, política y psicológica lo que ocurrió, y como ha ocurrido en otros siniestros en México, como cuando en algunos lugares han llegado a matar incinerando a personas según ellos delincuentes y los habitantes de un poblado por falta de seguridad en sus poblaciones, se hacen por su propia mano  justicia y en este caso los habitantes de San Primitivo se olvidaron de sus vidas asumiendo un riesgo que fue muy alto por la justicia económica porque de algo les serviría el energético para su economía , ¿quién mató al comemdador? gracias por el espacio. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Ariel Zapata

Comentario:

Lección de vida. En esta semana que se ha institucíonalizado como “La semana de la Oración” por todas las religiones del mundo, es menester que presenciemos ya la unión de las mismas, sin discrepar en las diferencias leves, medianas y grandes para llegar a una convivencia más humana, al ser todos hermanos en el espíritu de nuestro Señor Jesucristo. Al escuchar esto en la Homilía dominical, se me vino a la memoria un singular episodio que me aconteció allá por el año de 1979, por necesidad de mi trabajo, hubo la necesidad de trasladar de Monterrey a la Estación Alondra, más allá de Los Herrera pasando por la Palmita, ranchería hoy casi abandonada y en cuya escuela mi Mamá, que de Dios Goce, impartió clases, trasladar les decía, un material requerido para el efecto, lo hice de manera directa pues todo el personal a mi cargo nos encontrábamos finiquitando la obra para Pemex, hacia la Estación Culebras. Pues bien, en el trayecto, camino de terracería, me falló el camioncito de 3.5 toneladas de capacidad, al no haber ni un alma en el lugar y sin que nadie pasara con regularidad, había un solo habitante en la zona, Agapito, quien trabajaba con nosotros en la obra del Gasoducto por terminar. A pleno sol, me puse a arreglar el desperfecto del vehículo metido bajo el cofre y sobre el motor. Ya terminando el arreglo, me aparece un gentil señor para ofrecerme ayuda y este Hermano comienza a hablarme de algunos pasajes de la Biblia, entresacándome la necesidad del arrepentimiento. Una vez que terminó su exposición y a pleno sol, se me ocurrió preguntarle, si él se consideraba mensajero de Dios. Todos en mi religión somos mensajeros de Dios me respondió. A lo que le propuse el siguiente esquema: Supóngase que Usted es Dios y quiere comunicarse con nosotros lo humanos, ¿Qué haría para que le creyeran y le tuvieran confianza? Ya teníamos siglos de escuchar la Palabra y no confiábamos del todo. Escogió a un humano le dije, y decidió vivir con nosotros para que lo pudiéramos ver y creer. Escogió a la Virgen María. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Ernesto Piñeyro-Piñeyro

Comentario:

"Con Ojos de Niño". El raro caso del economista escritor, y la hermosa señora rubia madura. Hace más de 30 años, una bella amiga mía, madura en punto de miel, y rubia, me confesó un evento muy peculiar de su vida afectiva, erótica y amorosa. Me dijo que se estaba enamorando de un señor que escribía en uno de los principales diarios locales de Monterrey. Me refirió que aunque ella no sabía ni papa de economía, por la forma y los conceptos que usaba el escribano, que además era filósofo y abogado, se sentía atraída intensamente por él. No lo conocía. Esperaba sus artículos hesitante, y los leía tres o cuatro veces en un solo día. Por esos azares del destino, el susodicho era conocido mío. Un hombre feo, cetrino de piel, corto de estatura, menguado de elegancia, apocado en su continente, inelegante en el vestir, descuidado en el arreglo personal. Físicamente era un costal de huesos flacos y desnutridos, sin carnes, pechihundido, y cuellilargo, ligeramente retrognato, con una dentadura amarillenta de ¡rompan filas! Enmarcada por una expresión mortuoria en su cara, que albergaba una gran nariz y un par de ojos sin brillo, cadavéricos. ¡Todo un espectáculo! En esa época, ella y yo rondaríamos los 50+, años, él era dos lustros mayor que nosotros. Mi amiga era más alta que él y yo, rubia natural, -güera norteña-, maestra, mal casada con un Adonis atlético, y cavernícola de 2 metros, que la maltrataba. Asidua de la caminata, los deportes y el gimnasio, con una condición física y una figura estupendas, que presumía descuidadamente. Ante los ojos envidiosos de sus congéneres y los lascivos y libidinosos de cuanto hombre se topara con ella en la calle, la iglesia u otro sitio urbano. Me tocó encontrarlos en una discreta plaza del sur de la ciudad, enfrascados en un coloquio obviamente amoroso, dentro del carro de ella. Ninguno se mostró sorprendido, al contrario, salieron a saludarme alborozados, con evidentes muestras de orgullo y felicidad, que correspondí con un saludo cordial. Días después, me la topé en un súper, nos fuimos a platicar a un parquecito, y me pidió que no la juzgara por ser una mujer casada. Yo sabía el tipo de vida que llevaba con el Trucutrú, de su apolíneo y guapo marido. Sin yo preguntarlo, me dio lujo de detalles de su nueva relación y de la felicidad que los embargaba. Pensé para mis masculinos adentros, pos él sí, con el monumento de mujer que se le había entregado incondicionalmente, sin esfuerzos por parte de él. Pero...ella, ¿Como podía superar lo disparejo de todo lo que eran, al menos físicamente? No sentí envidia, porque  no soy envidioso, pero si una perplejidad, y asombro inexplicables, propios de un filósofo griego clásico. Esto me hizo evocar y comprobé lo que una hermosa mujer española, amiga muy cercana a mis afectos, me dijo, "A las mujeres háblales al oído, verás como caen rendidas, por más feo que seas". Me sentí consolado, sin ofensa, en mi extrema, crónica y galopante pero protectora fealdad física, acuciada por la edad. Este, es uno de los pocos misterios del alma femenina, que he logrado desentrañar en mi larga, azarosa, y penosa existencia. ¿Será cierto? He decidido aprender a hablar y a escribir bien. Por si las dudas. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Ricardo Garrés Valdez

Comentario:

 

“No estoy en contra ni a favor", sino todo lo contrario.  La sinaloense, entenada neoleonesa, de la Tatiana Clouthier, absteniéndose de votar por la Guardia Nacional jajá. Y luego El Norte, en propaganda obviamente pagada, la llama “aguerrida” jajá y más ja. Esta fémina, loba -quinta columnista del PAN- con piel de “MORENA ”, tenía su “reservaciones” de que la Guardia Nacional militarizar al país “e influya” en las elecciones del 2024. Psst: los militares en toda América Latina que han dado golpes de estados siempre han sido derechistas, igual que en México con Victoriano Huerta… y esos “son de los tuyos”, ya que los del PAN son “derechairos.” “El pueblo de la gente mala.” Mayor Piotr Adamowicz, 53, alcalde de Gdansk, Polonia, fue asesinado una noche en un evento de caridad a cuchillazos por un ex-convicto, hace algunos días. Esto debe de servir para que AMLO piense nuevamente su supuesta protección del “pueblo bueno”; ya que hay muchos “pueblos malos”; y en este caso son “pueblos huachicoleros, donde existe una perfecta división de trabajo”: Niños de vigilantes, hombres especializados en pinchar ductos y extraer gasolina, jóvenes transportándola para entregarla en varios lugares, mujeres vendiendo gasolina a los lados de caminos (“El País” ayer). Es crucial que se proteja adecuadamente con profesionales de la muerte, porque se enfrentan a sicarios dispuestos a asesinar y vender cara su vida. Alex Junco del Reforma, publica una caricatura preguntando por qué no primero a los de PEMEX y luego a los huachicoleros. Si yo estuviera en los huaraches de AMLO, hubiera hecho lo mismo: primero parar el robo continuo de gasolina, después los de PEMEX, porque no se puede ir y arrestarlos y meterlos a la cárcel sin pruebas suficientes y debido proceso. Si alguien hiere a una persona con una arma de fuego ¿qué es más importante: alcanzar al delincuente, o parar la hemorragia del herido? Todo a su debido tiempo, chavos mexicas. "Poor try" ("La riegas") Alejandro Junco de Reforma. Algunos amigos y conocidos critican mi simpatía y apoyo a su política de paz y perdón, les hice la siguiente observación: Mahatma Gandhi copió el principio de no violencia de Jesucristo, luego Mandela, y Martin Luther King…”y funciono” Gandhi libro de la dominación inglesa después de siglos, a la India sin derramamiento de sangre, Mandela el poder a los negros después de 300 años  de dominación blanca, y King un cambio de paradigma en la sociedad racista americana. Esto lo está practicando AMLO para México: una fórmula que funciona. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.