monitorPolitico logo
images/Lector.jpg

Autor: José Rivero

Comentario:

Variante Delta. La humanidad asentada en diferentes países ha adoptado un cierto optimismo con reservas del combate al Covid-19. Sin embargo, recientes investigaciones causan serias preocupaciones acerca de las nuevas cepas o variantes las cuales son mucho más contagiosas y peligrosas. Tenemos ahora en nuestras narices un nuevo y fiero animal llamado variante Delta y lo peor es que no lo conocemos y no hay ideas claras de cómo combatirlo. El bicho cambia más rápido que nosotros. ¿Y qué nuevas mutaciones vendrán? That is the real question my dear. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Autor: Ariel Zapata

Comentario:

Ni México ni Estados Unidos lo merecían. Qatar mostró mayores recursos para ganar, velocidad, precisión en los pases largos y cortos al pie. Demostró variedad de jugadas para avanzar verticalmente. México con pobreza de jugadas en el segundo tiempo y con errores, producto de equivocaciones por desconcentración, no acertaron estructurar jugadas de peligro como si lo hizo Canadá inusitadamente llegando primero al balón y sin perderlo de vista. Al dejarla crecer fue superior la Selección de Canadá, ante una Selección Nacional, desanimada y sin encontrarle, el hilo al juego. Bastó algo que en el último minuto de compensación sucedió, se decidieron los mexicanos a encarar dentro del área contraria y con la inspiración del Pizarro, se dio el Gol. Mentalmente, no dejen crecer al contrario, hagan su juego sistemáticamente, independiente de lo que haga el contrincante. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Autor: Vico Canales

Comentario:

El Canal 6 de Monterrey, propiedad de la Cervecería Cuauhtémoc, que fue creado para competir con Telesistema Mexicano (hoy Televisa), hizo historia en esta Sultana del Norte. Cuando fracasé en mi intento de ser torero, mi padre me dijo que perdí dos años de estudios y que sería lo que haría al darme cuenta que no era para mí esa bella actividad. Me incorporé a esa Televisora que nació muy pequeña y sus instalaciones estaban en la calle Jiménez, entre General Treviño y Carlos Salazar. Ahí aprendí a reportear, y de un Canal insignificante, como era, de pronto creció mucho al traer don Eugenio Garza Sada, apoyado por Mario Moreno Cantinflas, a cuatro cubanos que sabían mucho de televisión. Ellos eran don Raúl Dubreuil, quien fue Director, Jesús Albariño, su segundo de a bordo y Leandro Blanco, entre otros. Revolucionaron la televisión en México con los grandes programas, entre otros “Muévanse Todos” con Vianey Valdés, “El Show del Mediodía” que condujo Neftalí López Páez y muchos otros más. En mis inicios en la actividad periodística, disfruté mucho mi trabajo que todavía desempeño, pero también era joven, soltero, pues tuve oportunidad de conocer a muchos artistas. Entre tantas experiencias que tuve destaco una, conocer a Daniel Santos, célebre intérprete de boleros originario de La Habana, Cuba. La anécdota con él, don Daniel, es que una mañana alrededor de las 8, cuando iniciaba yo mis actividades en la televisora, lo vi tocando la puerta del bar, o la cantina “El Aguacate”. Ese lugar estaba en la esquina de Jiménez y General Treviño y obviamente era muy visitado por personal de la televisora independiente y desde luego los artistas. Esa mañana, estacioné la camioneta de Noticias en la esquina del lugar y advertí que Daniel Santos tocaba la puerta del bar. Obviamente crucé la calle y le dije que era difícil que le abrieran y si se ofrecía algo (desde luego un par de tragos, que lo necesitaba para curar la cruda). Me dijo, “¡Sí me van a abrir!”, pues tenía experiencia, el motivo de acudir a esa hora es que fue citado a las 7 de la mañana para grabar su programa, pero hubo una falla técnica que tardaría en resolverse. Pues abrió el encargado del bar, que ahí dormía después de cerrar. Le dio acceso inmediatamente y pues me despedí de él, pero me dijo… “No señor, usted no se va, vino a auxiliarme y yo le invito a que me acompañe”. Pidió una cerveza y un tequila, yo pues una Coca Cola, lo que causó un disgusto y me corrigió, “no, no, le invito una o varias cervezas” y pues tuve que aceptar, solamente dos, tenía que trabajar. En ese corto tiempo me contó temas interesantes de su vida, nos sirvieron una segunda ronda y arribó al lugar uno de los camarógrafos para informarle que ya se había reparado la falla. Así fue el encuentro, después, como iba seguido, me invitaba a acompañarlo, generalmente se sentaba en la barra y pues fue una bonita experiencia esta compañía de don Daniel Santos. Cuando concluyó su contrato, que renovó en tres ocasiones, por el éxito que tenía, me invitó a su show de despedida en el Casino Michoacano, donde también actuaba. Me dijo que me había asignado una mesa para 8 o 10 personas, que invitara a mis compañeros, también a directivos de la televisora y todo estaba cubierto. Pues fuimos a verlo, al presentarse me dedicó su último show, no mencionó mi nombre, dijo que lo dedicaba a un joven periodista con mucho futuro en esta actividad. Obvio, al concluir su presentación fui al camerino a despedirme y agradecerle, me aclaró que no mencionó mi nombre para no afectarme, pues ahí estaban los algunos de mis jefes y pues no se fueran a lastimar. Lo recuerdo como si fuera ayer… Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Autor: ErnestoPiñeyro-Piñeyro

Comentario:

"Con Ojos y Oídos de Niño". Sincretismo Fronterizo: Burdel, Iglesia y Cantina. Sin ese orden necesariamente. Mis cada vez menos en número, pero más amados y queridos lectores de ambos sexos. ¿Recordáis lo que es el sincretismo, como postura vital y filosófica? No lo confundáis con el eclecticismo, que, aunque "parece que se parecen", no son lo mismo. La vida en la frontera, al menos la que me tocó vivir, hasta los 14 años, se movía entre estas 3 instituciones sociales; Burdel, Iglesia y Cantina. Digo, instituciones, pues de una manera casi regular, servían a las necesidades económicas, anímicas y corporales, de los residentes de la bella frontera. Cada una con su particular influencia en la vida e idiosincrasia, tanto de hombres, como de mujeres. No me entiendan mal, pues no quiero decir que las damas fronterizas fueran asiduas de cantinas y burdeles. Si no qué, de una manera tangencial, estos tocaban y afectaban la existencia de ellas y de ambos sexos. Lo mismo aplica para los varones, no todos asistían o frecuentaban las tres instancias necesariamente. Pero lo cierto es que, en el caso de los chicos, desde adolescentes, a veces desde niños, se tenía contacto con personajes e instalaciones de esos 3 estamentos sociales. Por lo mismo, se adquiría una actitud de familiaridad, tolerancia, y naturalidad insólita y desusada, hacia los que eran asiduos asistentes de los tres. No existía una falsa o doble moral, ya que nadie se daba baños de pureza, ni juzgaba a los que tenían prácticas variadas. Lo mismo se saludaban afectuosamente en la cantina, que con entusiasmo en los lupanares o respetuosamente en el atrio de la iglesia local, pues oían la misa desde afuera. La palabra eclecticismo, viene del griego “Eklegein” que significa “seleccionar”, “elegir” o “escoger”. Según el diccionario Hispánico universal, es una escuela filosófica que procura conciliar las doctrinas que parecen mejores o más verosímiles, aunque procedan de diversos temas. En resumen, el eclecticismo filosófico es un enfoque conceptual que consiste en combinar o tratar de armonizar opiniones, teorías, tesis, estilos e ideas. Derivadas de distintos sistemas filosóficos para obtener información complementaria de un tema. El sincretismo, por su parte, es un término empleado en la antropología cultural, en estudios de religión comparada para referirse a la hibridación o amalgama de dos o más tradiciones culturales. Comúnmente se entiende y acepta, que estas uniones no guardan una coherencia sustancial, entre sí. También se utiliza en alusión a la cultura o la religión, (del latín; religio = religar, unir), para resaltar su carácter de fusión y asimilación de elementos diferentes. Los niños y jovencitos de la frontera, crecen entre esas varias corrientes de pensamiento. Sin ser puramente ideológicas, religiosas, morales, económicas y menos aún, políticas. Es un entramado de percepciones de la realidad en que viven, que aún espera una descripción o definición, válida, coherente y comprensible, de parte de sesudos sociólogos, moralistas y antropólogos. Me encantaría y creo que hasta me divertiría, escuchando un análisis puntual y detallado, hecho por algún teórico marxista, que atribuyen todas las sinuosidades e inflexiones sociales, a la lucha de clases y el capitalismo explotador. Después me gustaría presentarlo a los nativos de la frontera. (a ver si están de acuerdo). Los de la derecha mojigata, ya me los sé, los aprendí cuando me salí de mi pueblito, a la vez, polvoriento, caluroso, gélido, católico, ecléctico y sincrético. Antes de eso, yo creía y pensaba que la vida era igual en todas partes, para todas las gentes. ¡Ya vi que no! Bronco y Samuelillo, no se hagan los eclécticos, ni los sincréticos y regresen a la banda de FM, a la estación Opus 102. ¡Arre mulas prietas! Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.