monitorPolitico logo
A cuantos mas 728x90 optimizado
images/Lector.jpg

Autor: José Rivero

Comentario:

La mudanza y El General. 1/ viejo: ahí te busca abajo la mudanza. Dicen que los muebles se quedan y que solo podemos llevarnos las camas con to’i sábanas y la vajilla. Nos dicen además que hoy mismo pa’ las tres de la tarde es el “check out” y que podemos irnos en el helicóptero Marine One VH-92, siempre y cuando lo regresemos hoy mismo. Gachos. 2/ ¿Por qué PGR no investigará al General Cienfuegos? Muy fácil; El general es intocable aún más que los mismos gobernadores que saquearon al país y mandaron la mayor parte de lo robado al “pozo de la dicha”. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Autor: Ernesto Pileyro-Piñeyro

Comentario:

​"Con Ojos y Oídos de Niño". Todavía es Tiempo de Cuelgas, Óbolos y Aguinaldos Navideños. La palabra cuelga, se usaba en mi casa paterno-materna, para referirse a los regalos, colaciones y obsequios que se colgaban, tanto del árbol navideño, como de la imitación de chimenea que había en la sala. La verdadera chimenea, estaba en la cocina, pero llena de hollín y pringue, de las actividades culinarias de una familia de 15 miembros. Nunca la escuché fuera de mi familia, hasta que de adulto conocí a varios amigos y amigas españoles, que así se referían a los mismos objetos. Mi madre y mi abuela también llamaban aguinaldo, a los pequeños óbolos con que premiaban los buenos servicios de la lavandera auxiliar, y la eventual ayudante doméstica. No sé si lo hacían con otro tipo de ayudas, como los recolectores de basura, los carteros y repartidores de telegramas. Pero solamente los entregaban durante la temporada navideña, el Año Nuevo y quizá el Día de Reyes. Mi padre que tenía una pequeña agencia aduanal en el pueblito fronterizo. También lo hacía con los estibadores, que le ayudaban a cargar y descargar los camiones de sus clientes, además de unas cervezas en tiempos de calor. En la actualidad, cuando puedo, me gusta hacerlo con los carteros el 12 de noviembre, si no los veo, me espero a la segunda quincena de diciembre para dárselos. Hace unos momentos, lo hice con los recolectores de basura y el campanero, se alegraron y me alegré yo también. Invito a todos los que esto leyeren, que, si pueden, el más pequeño regalo que hagan a estos servidores públicos, los hará sentirse útiles y felices. Hablé con dos de mis hermanas y me dijeron que ellas también habían cumplido con las tradiciones paterno-maternas de premiar a los recolectores de basura. ¡Bravo por todos ellos! Yo considero que ellos son el escalón más bajo de la escalera laboral de la ciudad. Están expuestos a todo tipo de enfermedades, infecciones, ataques de perros, mal pagados, y atropellamientos por carros, sin descanso en días festivos. ¡Hagamos algo por ellos! Al menos un día al año, y si se puede, en otros días festivos y de asueto, en los que todos descansamos, menos ellos. 40 o 50 pesos, ni nos empobrecen, ni nos enriquecen, ¿No creen? (no miles como los que dice el zafio y ramplón de Samuel García, el niño bobo de la política nacional y local). El Cristo dijo, "Todo lo que hagáis por estos pequeños, es como si lo hicierais por mí. (Mateo XXV, 40). Tomen el ejemplo de la viuda pobre, que dio su ofrenda de lo que faltaba y no de lo que le sobraba". Viéndola, Jesús dijo a sus discípulos, "Ella dio más que los ricos, que dieron de lo que les sobraba". (Lucas XXI,1-2). Todo el mes de enero, es propio para desearles Feliz Año Nuevo, a mis pocos y asiduos lectores. Hasta para deseárselo al Bronco, si cambia Opus 102, a la banda de frecuencia modulada, como muestra de buena voluntad entre los hombres. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Autor: Guadalupe Lo

Comentario:

¿Y quiénes han sido los culpables de esta situación? (De nuestro sitio en Facebook)

Autor: Ricardo Garrés Valdez

Comentario:

Una pregunta para quienes se divierten diciendo que 30 millones que votaron por AMLO "y siendo ellos 30 millones, se llevaron al baile a otros 90 millones, que sin deberla ni temerla, pagamos las consecuencias"... no entiendo como hacen sus cálculos. Solo estuvieron registrados para votar 87.8 millones de mexicanos, de una población total de 128 millones,  de los cuales solo votaron el 64 %. Bien esto da solamente un total de 56 millones de votos en las elecciones... menos 30 millones que votaron por AMLO, quedan 26 millones de "losers", es decir, de perdedores. Quienes votaron por AMLO constituyeron la mayoría de los votos, y por tanto, fue K. O. a los corruptos. Si acaso, los 30 millones  "se llevaron al baile a solo 26 millones... si no, es una total contradicción, mezclando 30 millones de votos con el total de la población, lo cual es un craso error. Luego, me escriben algunos compañeros que "AMLO fue toda su vida un priista, y que lo tiene en su DNA, o algo así... odiándolo, cuando ellos ¡son priistas! ¿'Tonces? Y en cierta manera, es cierto, porque trae las mismas mañas, igual que su "minion" (gato) del Marcelo Ebrard: ocultan las cifras de lo que contratan y gastan. Luego AMLO defiende a un idiota chaman con títulos llamativos, Hugo López Gatell, pero no deja de ser chamán: como dice el proverbio gringo "puedes sacar al muchacho del rancho, pero no puedes sacar el rancho del muchacho"... México está sufriendo terriblemente por la mala dirección en cuanto a la pandemia, el gobierno simplemente hace  nada a muy poco, y eso solamente "cuando la lumbre ya les llegó a los aparejos." Simplemente este chamán no sabe qué hacer, y eso que tiene el ejemplo de China, Taiwán, Nueva Zelanda, y ahora, Indonesia. Indonesia empieza a hacer, aunque mal, lo que he recomendado: las vacunas deben de administrarse a los que trabajan, no a los viejos, pues los que trabajan se exponen diariamente al coronavirus y lo difunden ampliamente, mientras que los ancianos no trabajan, salen poco, y en general, se contagian de quienes salen a trabajar, Encima de eso, los adultos jóvenes mantienen la economía trabajando, moviéndose, aunque otras medidas como limitar grupos, mantener sana distancia y evitar fiestas, gimnasios y restaurantes son un complemento necesario para controlar la pandemia. "Maldito el varón que confía en el hombre": Jeremías 17:5. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.