monitorPolitico logo
A cuantos mas 728x90 optimizado
images/Lector.jpg

Autor: Rafael J. Alonso U.

Comentario:

Muy buen escrito de Don Raúl A. Rubio Cano del día de ayer 12 de enero. Me apasiona la Paleoantropología. Cita un reporte de la revista “Nature Research” sobre trabajos realizados en la cueva de Chiquihuite en Zacatecas, donde datan la presencia del hombre en México en más de 30,000 años. Anteriormente se hablaba de la entrada del Homo Sapiens  al continente americano por el estrecho de Bering en alrededor de 15,000 años, quienes hablan de más, quienes de menos, pero nunca de 30,000 años, más los años que les tomó a esos primeros americanos en llegar desde el estrecho de Bering a Zacatecas. El hombre llegó a Australia hace 60,000 años, ambas fechas muy anteriores a Adán y Eva. Probablemente esos primeros pobladores de América  tenían cierta carga genética de nuestros primos el Hombre de Neanderthal, del Hombre de Denisova o de ambos, ya que compartieron territorio por unos miles de años en Europa y Asia. Al menos en relación al Hombre de Neanderthal, se han encontrado en Medio Oriente restos óseos con medidas intermedias entre el Homo Sapiens y el Hombre de Neanderthal lo que indica que existió hibridación entre ambas especies de humanos. Genéticamente las poblaciones que se quedaron en África son más puras de los que descendemos de poblaciones que migraron fuera de África. Se cree que ambos primos nuestro Neanderthal y Denisova se extinguieron hace aproximadamente unos 25,000 años, los últimos Neanderthal dejaron evidencia en las cavernas del Peñón de Gibraltar. Como punto de referencia se acaban de encontrar restos de Homo Sapiens en Marruecos datados en 300,000 años, estos han de haber convivido con otros primos de nosotros en África ya extintos, todos del género humano pero de diferentes especies. Vale mencionar que no descendemos del chango, son ramas diferentes. Pio XII y Juan XXIII no descartaban la teoría de la evolución, es más, decían que se le debería poner atención a los hallazgos de la ciencia en este tema. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Autor: Ernesto Piñeyro-Piñeyro

Comentario:

​"Con Ojos y Oídos de Niño". Apología del Delito. AMLO, Trump y Zuckerberg. Nuestro presidente, no se cansa de meter la pata y de hacer declaraciones, que descubren su personalidad antisocial o de izquierda. Afirmar que el dueño de Feisbuc incurrió en una irregularidad al cerrar la cuenta de Trump, para que dejara de decir sandeces y arengar a la turba blanca, demuestra varias cosas. Por un lado, que pasó por la universidad de noche, pues si es licenciado en ciencias políticas, debe saber cómo se tipifica la "Apología del Delito" en las leyes mexicanas. "Apología del delito es un término del lenguaje jurídico en el ámbito del derecho penal, usado en la defensa de ideologías controvertidas. La apología del delito justifica acciones ilegales o de obvia y dudosa legalidad, mediante el discurso, tratando de convencer que la acción debe realizarse por corresponder con los principios éticos de los que se presumen. Es el elogio público de actos declarados criminales y considerados instigantes indirectamente". La apología (o aprobación) en privado de un delito no constituye un acto ilícito. El que públicamente instigare a cometer un delito determinado contra una persona o institución, será reprimido, por la sola instigación, con prisión de dos a seis años, según la gravedad del delito y las demás circunstancias establecidas en el artículo 41. Código Penal Federal. Más claro, ni el agua. Me parece que nuestro presidente intenta desarrollar y auto promover una imagen de estadista, que no llena, ni le queda, como lo demostró ofreciendo asilo a Assange, sin que éste lo pidiera. Cuando tiene en su reciente pasado, la genuflexión felatriz que realizó ante Trump, por los migrantes centroamericanos, a los que regresó a sus países a puros piquetes de panza de la bayoneta de la Guardia Nacional. ¡O todos coludos o todos rabones! No me imagino que diría don Genaro Estrada, autor de la famosa Doctrina que lleva su nombre, si hubiera visto estas incongruencias. En mi opinión, lo que hizo Zuckerberg, más que coartar la libre expresión de sus ideas a Trump, evitó la difusión, con resultados posiblemente catastróficos, como pudo serlo o lo fue, del instigamiento al desorden público. La Doctrina Betancourt, a diferencia de la Estrada, sugiere que los estados pueden y deben participar, en la denuncia de los regímenes políticos, que accedieron al poder por medio de la fuerza. Me sorprende leer a personas identificadas con la izquierda radical, apoyar a Trump en sus actos de vandalismo, lo cual refuerza mi convicción, que, a estos chavos izquierdosos, solo les interesa el caos y el desmadre social, para montarse en la cresta de la ola. No sé cómo se acomodó a nuestra política de no intervención, la actitud asumida por México, con los regímenes de Franco, Pinochet, Videla, y todos los dictadores caribeños. Recuerdo que éramos muy críticos y hasta suspendimos relaciones diplomáticas, (El gobierno en turno), con sus países por muchos años. Sin embargo, no las suspendimos con gringolandia, a pesar de su atroz intervención en Corea y Vietnam, por mencionar solo dos casos de metidas de cuchara, de un país poderoso en la vida de uno jodido, jodidísimo. Opus 102, FM, Opus, 102, FM, Opus 102, FM, Opus 102, FM. ¿Me oyes, Bronco? Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Autor: Ariel Zapata

Comentario:

Para poder atender y practicar un breve análisis de lo que es un juicio verdadero al contraponerse a otro que no lo es, como fuera el rumor, será necesario hacer primero una identificación de términos. Si con las palabras que se formulan en un enunciado, resulta una afirmación, y posteriormente se llega a dilucidar si la afirmación en sus términos es verdadera o falsa, para luego siguiendo el protocolo del análisis emitir el juicio, que finalmente puede ser falso o verdadero. Pongamos, para el efecto de ilustrar tal encomienda, recurrir al ejemplo seleccionado, en el apunte de José Gil Olmos que hace en la revista Proceso el 5 de enero del 2020 (poco más de un año). Algo que cita, para  que muchos de los que lo lean crean que es un juicio verdadero o bien decidan que se trata de un rumor, él nos cuenta en su reseña: “En el foro de Defensa del territorio y la Madre Tierra, celebrado el 21 y 22 de diciembre en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, (atención con la posible indeterminación ocurrida hace un año) un representante del EZLN manifestó: La Cuarta aniquilación nos va a destruir a todos, va a haber mucha tristeza, da coraje y rabia ver como siguen engañando a nuestros hermanos. La situación que viene del nuevo Gobierno es de despojo. Por eso, ante esto, sólo nos queda resistir y enfrentar la guerra de la cuarta Aniquilación”. Sólo como cultura, el objeto de la manifestación indeterminada, sin decir su nombre, de ese alguien, que le da lugar a que el escritor marque una tendencia indiscutible a la confrontación surgen algunas preguntas, tales como: ¿Una guerra? ¿Por qué quieren que peleemos? ¿Cuál es el interés de dividir y contraponer a unos contra otros? ¿Cuál es el disgusto del escritor? ¿Será del todo cierto que defienden a los despojados, y quiénes… son estos? A la vuelta de un año de la tal suposición de Gil Olmos, sabemos hasta ahora, que Don Armando Manzanero, que de Dios Goce, manifestó en su tiempo sobre el beneficio general de las obras para la península de Yucatán y de la difusión mundial de la Cultura Maya, las cuales se dispararían económicamente hacia el beneficio particular de sus habitantes. Ahora usted concluya, por favor, y emita su propio juicio: cual resultó falso o verdadero. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.