monitorPolitico logo

965 B CCI MONITOR POLITICO 728x100px

images/Lector.jpg

Autor: Víctor Vela

Comentario:

El Proyecto Monterrey VI. El proyecto no se va a detener. El tema de traer agua no debería ser debatible… Humberto Armenta. Monterrey. En medio de los contratiempos causados por la actual crisis del agua en Monterrey, que por su naturaleza exigen soluciones inmediatas, el gobierno de Nuevo León propone abrir un debate que, sabemos, nunca debió suspenderse y, ante las actuales circunstancias, en nada interfiere para acatar la emergencia. Al igual que en otras épocas, el problema podrá superarse provisionalmente gracias a la coordinación de esfuerzos que no dejan de representar un incalculable deterioro económico a nivel social. Esta última lección da cuenta del alto precio que, como sociedad, estamos pagando por no haber tenido la voluntad política de tomar medidas de alto alcance donde los beneficios, debidamente compartidos, superarán con creces los eventuales desembolsos (recuperables) del sector económico más favorecido. Desde hace tres décadas, la idea de traer agua del Pánuco a Monterrey se ha venido contemplando como la mejor opción que para garantizar el abasto de agua a largo plazo. Fue en 2008 cuando las autoridades federales autorizaron la extracción del recurso requerido por la ciudad, por tratarse de ser parte de los excedentes que finalmente terminarían en el mar. Pero el proyecto, denominado acueducto Monterrey VI, vino a tomar forma hasta mediados de la década pasada ocasionando una polémica, que, pese a su carácter bizantino, terminaría suspendiéndose al iniciarse el sexenio anterior porque, lo que para unos era irrefutable en lo económico, no resultó viable para quienes, pretextando daño en todos los sentidos, realmente sintieron amenazada su hegemonía en el uso del esencial recurso. El debate sobre el acueducto Monterrey VI tuvo lugar bajo la lógica de una evaluación apegada al modelo neoliberal, que tiene como fundamento la privatización de los bienes y servicios que originalmente son del orden público y, como es el caso del agua, nadie está facultado -excepto el gobierno- para obtenerla estratégicamente y distribuirla de manera equitativa. Quienes se opusieron al proyecto, más que debatir, vieron amenazados su interés particular, por eso exageraron los costos: privado y social, aplicando números financieros absurdos y magnificando burdamente deseconomías externas; y quienes lo defendieron fueron más precisos y convincentes en su evaluación, pero carentes del criterio social necesario ante la comercialización con un recurso de propiedad colectiva. Ambos casos asumieron la recuperación de la inversión en los términos operados por las empresas privadas, es decir, el precio del bien o servicio, pagado por los usuarios, llevaría implícito el costo de toda inversión. El debate sobre el tema del agua debe elevarse para romper con el principio de evaluación de proyectos, radical en el modelo neoliberal, donde el pago de la inversión debe provenir necesariamente de los ingresos por la venta indiscriminada del bien o servicio, lo cual, si se aplica en los bienes públicos, implicaría agudizar la desigualdad. La inversión estimada en el acueducto Monterrey VI equivale a dos años de los ingresos recibidos por Agua y Drenaje de Monterrey, I.P.D (ADM), y representa un endeudamiento por liberar en 27 años. En caso de que la paraestatal quede como la responsable de esa deuda, los desembolsos requeridos deberán generarse, a lo largo del plazo del financiamiento otorgado, aumentando significativamente las tarifas por el servicio. Este esquema financiero corresponde a los procedimientos convencionales empleados por las empresas privadas. Tal como ya parece haber consenso, el tema de traer agua del Pánuco a Monterrey no es debatible en términos de su viabilidad técnica y económica, no así en la parte financiera. El acopio de los recursos financieros, necesarios para construir el acueducto, incumben al gobierno federal, acudiendo a una deuda a cubrir mediante un impuesto específico calculado equitativamente conforme a los niveles de consumo de agua sin importar la fuente de abasto. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Autor: Ariel Zapata

Comentario:

Da tristeza ver como en General Terán, municipio de Nuevo León en la zona cítricola, se desperdician cosechas por falta de agua de lluvia o a la falta de un adecuado programa de infraestructura de “bordos retenedores” del agua de escorrentía cuando nos llueve. Si a ésta no la dejáramos pasar en cada rancho de este municipio, estaríamos atacando la causa de no tener un campo húmedo siempre. Se tendría agua ambiental y en el subsuelo humedad un mayor tiempo y con ello se uniformizaría la frecuencia de los períodos de lluvia en el tiempo. Ayer escribía sobre el dicho de nuestros ancestros de que “el agua llama al agua” y al reverdecer la vegetación se retendrá más la humedad ambiental y entonces se incidirá en mayores tiempos y frecuencias de las lluvias al caer agua sobre lo ya mojado, en alusión a otro dicho heredado. De nueva cuenta debo insistir en concientizar que la lluvia hay que retenerla, ahorrarla y no dejarla pasar en cualquier lote urbano de la ciudad, o de la parcela, o de los ranchos. Por favor, recuerden el otro dicho de la sabiduría “Al que trabaja Dios le ayuda” ayudémosle nosotros construyendo bordos de cualquier tamaño y obtendremos agua siempre, al atenuar de esta manera los ciclos de lluvias en todas las regiones. Este mensaje se lo dedico a un entusiasta promotor de las buenas causas de superior cepa, en General Terán: el Dr. Antero Cantú Garza. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Autor: José Enrique Carrillo

Comentario:

Amigos de Monitor Político; es interesante que se promueva legislativamente "la revocación de mandato al gobernador"; que surge de la contienda política en el estado y se presente como iniciativa de ley que obviamente como está el escenario político en Nuevo León y se manipula la democracia de mayorías, se apruebe la ley y entre en vigor; ese puede ser el escenario ideal y la promulgue El Gober, cosa que dudo; mi debate es que en este momento ya no procede la revocación de mandato contra el actual gobernador porque existe el principio constitucional de la retroactividad, "que ninguna ley se puede aplicar en perjuicio de persona alguna" y el actual ejecutivo estatal, entró antes de esta ley por lo que se aplica la retroactividad, a menos que la Suprema Corte diga otra cosa y contradiga ese sagrado principio jurídico, porque en mi interpretación, no le aplica en caso que la firme, que no creo, y me llega a la mente un pensamiento: AMLO seguiré tus pasos, pero a mi estilo político, gracias por el espacio. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Autor: Ernesto Piñeyro-Piñeyro

Comentario:

​"Con Ojos y Oídos de Niño... de 80 Años". Monterrey y el Nuevo Nuevo León, Tumbas políticas de los "Presidenciables", Colosio y Samuelillo. Je, je, je. He dicho en varias ocasiones, que el poder apendeja y enloquece. (+ Je, je, je). AMLO, Trump, Maduro, Sheinbaum, Ortega, etc. Díganlo si no, las erráticas conductas de los arriba citados. En los meses que se han desempeñado al frente de sus respectivos puestos, solo han demostrado que sirven para 10 cosas; de la 1a. a la 10a., para nada. No se les ve iniciativa, ni capacidad para calentar un café o dar vuelta a una gorda de maíz. Me dan la impresión, que fueron de esos niños ñoños, que no dejaban salir al patio a jugar, y ensuciarse. Por lo mismo, no desarrollaron las habilidades requeridas para resolver todo tipo de problemas, claro, a nivel infantil. Como bebedores bisoños, cuando beben sotol por vez primera, creen que es leche y se atascan, con las previstas y esperadas consecuencias. Con ellos se cumplió la maldición cervantina, de las cosas que mete el Diablo, en las mentes humanas que se creen audaces y que poseen los arrestos para escribir. Pero, en este caso, la idea de creerse y sentirse aptos y listos para ser presidenciables. Por el solo hecho de que algún malévolo y burlón diablillo díjoles al oído, que podrían serlo. Imagínense a estos zafios, ramplones y vesánicos orates, despachando en el Palacio Nacional. Superarán con facilidad todas las pendejadas que haya hecho AMLO. Marianita Rodríguez, no soportó la tentación narcisista de exhibirse en el patético Desfile del Orgullo Gay, y se placeó entre ellos con singular entusiasmo. Estoy considerando la idea, de exigir, si señores, de exigir, al Congreso de la Unión, que se me otorgue una curul o una gubernatura, o al menos una cartera de ministro de alguna cosa. Esto por ser orgullosamente heterosexual y me premien por mi orientación sexual, con la cual, hice y puedo hacer, más patria. Solicito firmas de apoyo para mi promoción. Hay una definición gringa que me gusta mucho, acerca de lo que es un "Punk", que traducida al español dice así; "Un Punk es alguien que cree que, por el solo hecho de haber nacido, merece todo en charola de plata". ¿Qué les parece? A mí, genial, pues describe a los Samuelitos, los Colositos y Marianitas, sin dejar fuera a los AMLOS, sus hijos. las Sheinbaum, los Monreales, los Fernández Noroña, los Batres. Y la caterva política de todos los partidos, que nos aqueja, engaña, explota, omite, olvida y se burla de nosotros, haya elecciones o no. A todos ellos los invito a hacer cola junto al camión cisterna del agua, con sus viejas y sus hijos, con botellones vacíos. Y que se los lleven a lomo de ellos mismos, a sus casas a dos kilómetros de distancia. Estos días de manifestaciones por falta de electricidad y agua, son espléndidos para volantear en contra de los responsables de los desastres. Y para empezar a cavar las tumbas políticas, no solo de Samuel y Colosio, pero de todos los polacos chafas, de todos los partidos. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.