monitorPolitico logo
certamenAltarMuertosUANL2022 horizontal

thumbnail Monito Poliütico

images/Lector.jpg
Autor: José Rivero

Comentario:

Todavía recuerdo como nuestro Bronco durante un debate de candidatos a la presidencia propuso el “mocharle las manos a los delincuentes y criminales”. Los otros candidatos sonrieron prudentemente y dejaron que la ciudadanía hiciera la gran mofa. Hoy será la misma cosa si no es que peor. Pretendo proponerle a Ervey Cuellar una solución radical al tema de la violencia familiar. Desecho de antemano la participación de las organizaciones de los derechos humanos los cuales se han apropiado como padrinos de estas cobardías; culpables somos todos pero unos más que otros como es el caso de los comerciantes de bebidas alcohólicas y drogas. Hasta hoy las organizaciones de derechos humanos se han olvidado de los derechos de los otros humanos golpeados. Concentrémonos en los derechos de los otros humanos. En concreto propongo aplicar visibles tatuajes a los violentos golpeadores en el reverso de sus manos de tal manera que sean visibles a quién incumpla. Así en la cantina si el cantinero le quiere servir “otro trago” los demás parroquianos se enteren y si así lo desean cambien de cantina. Eso mismo se haría en otros lugares donde se vende licor. No dudo que habrá quién critique esta proposición, bien, a esos les encargaremos que propongan algo mejor “que funcione”. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Ariel Zapata

Comentario:

Los Mentores de la enseñanza, son personas de abnegación que se dan hacia sus alumnos de manera estoica, que van a la médula de los problemas de las personas que tienen como alumnos, ellos se dan en cuerpo y alma. Es la manera de como trascienden responsablemente con su Don  de enseñanza, en el arte de transformar la voluntad y el carácter para enfrentar la vida con los principios éticos, aplicados en la conducta personal de cada uno de sus alumnos. Honor a ellos que nos hicieron ver la realidad verdaderamente desde el acontecer de nuestra vida hasta estos momentos marcados por su sello. Felicidades y recuerdos cariñosos. Y, ya que andamos en el viaje de la memoria, es menester se me permita que recuerde a algunos de ellos, con los que probablemente coincidimos: La maestra Teresita del Colegio Macario Pérez; la maestra Pepita del Colegio Félix Escamilla; Prof. Manuel Rodríguez y su director el Maestro Castillo de la Sec. 4; Prof. Benjamín Sierra Ramos de la Sec. No. 5 y su directora maestra Crucita; Dr. Pérez Gálvez, Lic. López Padrón y Eladio Sáenz Quiroga de la Prepa 1 del Colegio Civil de la UANL; Ingenieros César Lazo Hinojosa, Gerardo Torres Díaz, Eliud Guadiana Ancira, Prof. Rodolfo Rosas de la Facultad de Ingeniería de la UANL; Everardo Elizondo Almaguer e Isidro Paz Torres de la Facultad de Economía de la UANL; Lic. Bernardo González Arechiga del EGAP del Tecnológico; Dres. Neftalí Rodríguez Cuevas, Melchor Rodríguez Caballero, Oscar De Buen y Javier Salazar Resines de la División del Doctorado de la Facultad de Ingeniería de la UNAM; Carlos Llano Sifuentes y Andrés Gómez Aguirre del IPADE y tantos innumerables otros más que nos dejaron huella en la vivencia de cada uno de sus alumnos. Dios les bendiga dondequiera que estén. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Ernesto Piñeyro-Piñeyro

Comentario:

"Con Ojos y Oídos de Niño".- La Tentación de Mentir. Mis queridos y pocos lectores, deseo hacerles una pregunta personal, que espero se respondan a ustedes mismos, sin comunicar la respuesta a nadie más. Anticipo y doy por un hecho, que todos son personas honestas, honradas y de buena fe. La pregunta es, ¿Cuántas veces han experimentado la tentación o sentido el deseo de mentir? ¿De inventar una mentira, para salvar una situación en beneficio de ustedes? No les pregunto si lo hicieron, solo, si lo han experimentado y si resistieron ese irrefrenable, protector deseo. Es muy fuerte a veces, ¿verdad? pero no nos convierte en mitómanos patológicos, el haberlo hecho alguna vez. La mitomanía, es una condición enfermiza repetitiva, que llega a convertirse en parte substancial de la conducta y personalidad básica del mitómano. En cambio, la mentira eventual, es una falla moral en nuestro sistema de valores y creencias, que cometemos bajo circunstancias desusadas e insólitas, de presión personal. Por eso mismo, por su infrecuencia, nos causa efectos desoladores y contundentes, en nuestra autoimagen. Pues, de acuerdo con nuestra autoestima íntima, considerábamos  y creíamos que éramos incapaces de hacer algo así. ¡Pero lo hicimos! O cuando menos, sentimos el deseo de mentir. Si nos contuvimos, es señal de que nuestro sistema de valores y creencias, está intacto, y a prueba de ataques. Por lo anterior, me gustaría preguntar a los "pariodistas", (sic) de parodia, de todas las corrientes e ideologías, si se abstienen de mentir, o han mentido con tal de ganar una discusión, a sabiendas de que están mintiendo intencionalmente. Es diferente promover un dato falso, por ignorancia o desconocimiento. Lo cual es simple falta de cuidado en su trabajo, que lo desdora y puede agravarse. Un ejemplo es el caso de la famosa dipsomanía de Jelipe Calderón. (El cual no me cae bien). A pesar de que he insistido que su supuesta conducta, (conocida), no llena los criterios diagnósticos internacionales oficiales del alcoholismo. Hay quienes sin prurito alguno o consciencia moral, lo siguen acusando de ser un borrachito en Los Pinos. Lo mismo se puede decir de Nati Parás o Rodrigo Medina. (Tampoco me caen bien). Se les acusa de mucho, pero nada les prueban. Por lo que me abstengo de seguir la corriente, por más que deseo que se les halle culpable, si lo son y se les enjuicie. La única manera de salvar este dilema o trilema, (término correcto en filosofía), es citar ampliamente las fuentes de las cuales nos informamos, aclarando que son subjetivas. Otro ejemplo mío; he citado las fuentes académicas oficiales, que me señalan la incorrección de decir "entuertos", por "tuertos", atribuyéndole el primero a don Quijote. Lo afirman varios serios y reconocidos cervantistas y aseguran que nunca lo dijo. Sin embargo, me sigo topando con los que insisten en errar, en la Harmatia griega. Igual sucede con otras citas que mal intencionadamente, más que por ignorancia, pretenden cubrir con el oro de Cervantes, para disfrutar vicariamente de su prestigio. "Deja que los perros ladren, Sancho...", "Con la Iglesia hemos topado, Sancho ...". "Cosas veredes, Sancho, que...". ¡Pobre Sancho, le cargaron todas las pulgas de su ignorancia! Adenda etimológica; La parodia (del griego, παρώδïα, παρα, en contra de o al lado de, y ώδή,  oda) es una obra satírica. Por lo tanto, mis queridos lectores y escribidores, recuerden mi antigua recomendación, "Verify your quotations". Verifiquen sus citas. AMLO no me cae mal, pero detecto en su conducta muchas mentiras, insultos, burlas, incongruencias, contradicciones, y actos vejatorios de la Ley y mis derechos, que lo hacen inconfiable ante mis ojos. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.